fbpx
baby holding human finger

¿Preparando la llegada de un bebé? Consejos básicos para su cuidado

Cuidar a un recién nacido es una de las labores más retadoras y demandantes para los padres primerizos; esto se debe a que no solo deben modificar sus rutinas para adaptar horarios, comidas y actividades propias durante las primeras semanas, sino que además, cumplen con la importante labor de “mostrar” el mundo al nuevo bebé, crear entornos de aprendizaje, desarrollo y crecimiento, así como procurar su bienestar en todo momento.

La llegada de un nuevo bebé es uno de los recuerdos de mayor amor y felicidad para las familias, pero también es una realidad que esto representa uno de los momentos más retadores y de adaptación para los nuevos padres. Nuevos horarios, cuidados y rutinas son necesarias para promover el bienestar y crecimiento de un bebé sano, motivo por el cual tenemos el gusto de compartir el siguiente material en donde los expertos en cuidados de Recién Nacidos nos brindan algunas recomendaciones profesionales para que mantengas la calma, adaptes tu nuevo estilo de vida y disfrutes de tu recién nacido.

Además de felicidad y emotividad, la llegada de un nuevo miembro a la familia puede causar sensaciones completamente válidas como nerviosismo, temor y tensión a los nuevos padres ante la gran responsabilidad que se presenta. Desafortunadamente, los bebés no incluyen “manual de uso”, y no hay guía o libro que pueda enseñar a ciencia cierta cómo cuidarlos.

toddler wearing head scarf in bed
Photo by Pixabay on Pexels.com

Sin embargo, sí existen algunas recomendaciones generales que puedan guiar a las nuevas mamás y papás a procurar el bienestar de su recién nacido, preparar el hogar y aprender a cuidar de ellos. Es debido a esto que expertos en Cuidado del Recién Nacido de Salus Care Solutions comparten una serie de consejos básicos para la llegada de un bebé a casa.

  1. Conoce a tu bebé: La conexión entre un recién nacido y sus padres es uno de los vínculos más importantes para el desarrollo de éste, pues permite a los padres conocer las necesidades de su pequeño/a, horarios de comida, gustos y preferencias, así como diferenciar cuando algo no está bien. La crianza de un recién nacido no es cosa de suerte, pero es una realidad que cada bebé es un mundo, por lo que el vínculo con sus padres resultará una de sus principales herramientas de comunicación durante sus primeros meses de vida. 
  1. Descansar es clave: Durante las primeras semanas el descanso es importante, en el caso de la mamá para lograr fortalecerse tras el trabajo de parto, y para el bebé, resulta una necesidad aún mayor pues se encuentra en pleno desarrollo y adaptándose al mundo exterior después de su llegada. Si bien puede parecer caótico incluso imaginarlo, descansar tras la llegada de un bebé, resulta indispensable para todos, por lo que comenzar a gestionar horarios y repartición de las tareas incluso antes del parto puede ser una buena idea. 
  1. No dudes en solicitar apoyo profesional Traer a un bebé al mundo y procurar su bienestar en todo momento no es cualquier cosa, por lo que no es una sorpresa conocer que dichas labores pueden representar un agotamiento físico y mental grave para padres primerizos quienes deben adaptarse a un nuevo mundo y horario, por lo que contratar un apoyo de cuidado en casa profesional resulta una gran alternativa y regalo para algunos padres. Actualmente existen en México servicios de salud en el hogar dedicados al cuidado y bienestar de los recién nacidos, a su vez que ofrecen apoyo profesional, psicológico y de asesoría en temas como lactancia, limpieza y cuidados básicos con el objetivo de brindar seguridad, tranquilidad, ayuda y descanso a nuevos padres. Si estos puntos mencionados te hacen match con tus necesidades, sin duda el servicio que ofrece Salus Care Solutions es para ti.
  1. Anticipar y planear: Anticipar la alimentación, los pañales y los objetos que utilizarás para su cuidado puede ahorrarte un par de horas que serán mejor utilizadas para descansar o pasar tiempo de calidad con tu recién nacido. Organizar horarios, planear comidas y adaptar tu nueva agenda te permitirá disponer de mayor tiempo para conocer las necesidades de tu bebé, así como las tuyas.
  1. Aprende sobre higiene: La limpieza constante, desinfección, pañales y baños ahora son parte de tu día a día, por lo que familiarizarte con ello es elemental para un correcto cuidado. Mirar tutoriales o contar con asesoría de una enfermera profesional te permitirá conocer cuáles son los procedimientos correctos para mantener a tu bebé sano, limpio y lejos de enfermedades causadas por malas técnicas. 

Sabemos que dar la bienvenida a un nuevo ser humano puede ser una labor que causa miedo al error, pero es importante aprender a vincularte con tu recién nacido, pues solo ellos podrán indicar cómo realizar una “buena crianza” de acuerdo con sus necesidades. Recuerda que el cansancio es humano, por lo que contar con ayuda profesional para el cuidado de tu recién nacido es una opción válida en caso de ser necesaria pues esto no solo permitirá incentivar tu recuperación y descanso, sino que además te permitirá contar con asesoría profesional para su cuidado de manera adecuada. 

Para más información visita: www.salus.mx

Comenta