fbpx

Sophía, una niña trans que cambió la historia en México

amazon super 2

Nació niño y ya cambió su nombre y género en el acta de nacimiento 

Sophía tiene apenas seis años, pero ya cambió la historia de México. Nació siendo un niño y ahora se ha convertido en la primera menor de edad en modificar su nombre y su género en el acta de nacimiento y sin tener que pasar por un juzgado para que acreditara la identidad transgénero.

Tuvo unos primeros años complicados, pero ahora por fin puede vivir con el género con el que siempre se sintió identificada. Siempre con el apoyo de su familia, de entidades civiles y del Registro Civil.

La madre de Sophía platicó a la agencia de noticias EFE que la pequeña tenía año y medio de edad cuando la escuchó hacer referencia a su género primera vez: fue en un hospital, mientras la atendían por un percance, que la niña se emocionó al ver que le cambiaron el pantalón por una bata. “Me dijo: Mami, me pusieron vesido”, contó.

La pequeña siempre mostró comportamientos y preferencias de una niña; sin embargo, agregó su mamá, los primeros problemas los tuvo en el preescolar, cuando tenía cuatro años, al decir que haría una fiesta y se disfrazaría de Frozzen.

Sus maestras no aceptaron el comportamiento de Sophie, así que intentaron un plan de choque, al que la familia accedió: la niña empezó a convivir más con su papá y hacer más actividades típicas de un varón, como jugar futbol y ayudar en las composturas de la casa. Pero, eso hundió a Shopía más en la depresión por la que pasaba.

A los cinco años dijo a su madre que ella no quería ser un niño, sino una niña. Su mamá buscó información en internet y con la ayuda de colectivo Ser Gay empezó el proceso de cambio. Sólo podía ser niña mientras estuviera en casa, hasta que acordaron cambiarla de escuela e inscribirla como Sophía para que la situación de ambivalencia no le afectara más.

En casos anteriores el proceso había sido engorroso y traumático, dice la agencia de noticias, pues los menores de edad tenían que pasar por un juzgado y el dictamen de un médico y un psicólogo que aprobara su identidad trans.

El caso de Sophía no fue así, pues no se requirió el proceso del juez ni el dictamen médico, sino únicamente una opinión especializada y el apoyo del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Conapred).

Ahora, la mamá de Sophía celebra que inició la primaria y ya con la identidad que ella sentía.

Comenta