fbpx
landscape clouds field summer

Cómo sanar heridas espirituales y mejorar tu vida

amazon super 2

Como seres humanos, es común experimentar situaciones desagradables en la vida que lleven a guardan rencores que degeneren en heridas que marcan lo más profundo de nosotros, y aunque pareciera en el exterior que todo está bien, estas marcas de energía negativa nos bloquean e impiden que la abundancia, el amor verdadero y la felicidad lleguen a nuestras vidas.

Esto no puede permanecer así, ya que si se reprime el dolor o las emociones negativas por mucho tiempo, se terminará reflejando en el exterior con problemas de salud, de dinero o de cualquier otra cosa que represente un pilar en nuestras vidas. 

Por ello, Panterita, guía espiritual y experta en temas de sanación, comparte sus conocimientos sobre qué se debe hacer para sanar heridas espirituales y así mejorar nuestra vida.

¿Cómo detectarlo?

Como cuando atravesamos por un padecimiento físico, lo primero que hay que hacer es reconocer que algo duele. Muchas veces se crean bloqueos de energía porque es difícil ver que se está cargando con un trauma o una emoción negativa mal resuelta. Las heridas más comunes surgen por experiencias de abandono, humillación o traición de parte de personas amadas. De cargar con estas energías se podría sentir:

  • Mal humor y estados de ánimo cambiantes.
  • Pérdida de interés por nuestros hobbies y pasiones.
  • Desconexión con amigos y familiares.
  • Dificultad para establecer nuevas relaciones.
  • Problemas para confiar en los demás.

“Reconocer el problema te permitirá abrir tu corazón a la sanación; en la que es probable experimentar catarsis emocionales, pero tras esto, tu energía se renovará con luz y estarás listo o lista para volver a confiar y abrirte a nuevas experiencias positivas”, explica Panterita. Luego de aceptar la sanación, puedes aplicar los siguientes consejos:

1. Tomar la responsabilidad: Sí, alguien pudo haber sido el o la causante de nuestras heridas, pero es responsabilidad individual darse cuenta de que soltar y cerrar ciclos negativos es tarea propia. Aceptar este hecho y perdonar será clave para hacernos más conscientes y así sanar más rápidamente. 

2. No autocastigarse: A veces, más complicado que perdonar a otros, es perdonarnos a nosotros mismos y aceptar el hecho que es de humanos errar, sin embargo, nunca es tarde para aprender sobre el amor propio, que es la clave para mejorar nuestra vida de raíz. 

3. Ser paciente: Se pasará por días malos, regulares, buenos y otros excelentes, y este proceso deberá ser tomado con paciencia hacia nosotros y hacia los tiempos de curación, de esta manera se estará cada día más cerca del bienestar definitivo.

4. Círculo de confianza: Dialogar sobre nuestras inquietudes y problemas con amigos íntimos o con familiares en quienes se tenga plena confianza es liberador, sanador y tiene un impacto positivo muy importante en el proceso de soltar y fluir, y aunque no se trate de especialistas, el habla es un método imprescindible para dejar ir energías negativas y heridas del pasado.

5. Desahogo: Pocos métodos son tan eficaces y tranquilizadores como escribir, que es otra manera de liberación energética y desahogo, además del habla. Si se tienen asuntos pendientes con alguien del pasado, escribirles una carta en donde se expongan los sentimientos y dolores más profundos es ideal. No es el objetivo enviársela, sino destruirla. 

Tras terminar con la escritura, es aconsejable quemar el papel en un sitio seguro y dejar que el viento se lleve las cenizas, de esta manera se transmutará la energía e incluso se liberarán karmas.“No olvides visualizar mientras escribes como sale de ti energía negativa, al mismo tiempo que es reemplazada por luz morada o dorada, la cual te permite experimentar alivio en la zona del pecho y ser más plena y abundante a partir de ahora. Como consejo extra, puedes probar la meditación para alinear tus chakras y eliminar bloqueos, lo cual te ayudará a sanar más rápidamente. Puedes aprender más al respecto en mi curso Limpieza y Equilibrio de tus 7 Chakras”, finaliza Panterita.

Comenta