Logran eliminar el VIH en pacientes con trasplantes de células madre

Científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, En España, han logrado que seis pacientes infectados por el VIH hayan eliminado el virus de su sangre y tejidos tras ser sometidos a tratamientos de trasplantes de células madre.

“El nuevo estudio supone una gran novedad porque ninguna investigación médica en el mundo ha permitido esa ausencia de virus en tejido y sangre”, explica Javier Martínez-Picado, co-líder del artículo y codirector del consorcio IciStem.

La investigación se basa en el llamado ‘Paciente de Berlín’, la única persona en el mundo que se ha curado del sida después de someterse a un trasplante de células madre para tratar la leucemia que también padecía.

Timothy tenía una mutación llamada que hacía que sus células fueran inmunes al VIH, lo que evitaba la entrada del virus en ellas. Brown dejó de tomar la mediación y hoy, 11 años después, el virus sigue sin reaparecer en su sangre. Por ello, científicos de todo el mundo investigan la erradicación de la enfermedad mediante el trasplante de células madre.

¿Qué es el VIH?

El VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona infectada. El sistema inmunitario es la defensa natural de nuestro cuerpo frente a los microorganismos infecciosos, como las bacterias, virus y hongos capaces de invadir nuestro organismo.

En concreto, el VIH ataca y destruye los linfocitos CD4, que son un tipo de células que forman parte del sistema inmune y que se encargan de la fabricación de anticuerpos para combatir las infecciones causadas por estos agentes externos.

¿Qué le pasa a el organismo cuando se infecta?

Los virus no son capaces de reproducirse por sí mismos, necesitan utilizar a otros seres vivos para poder multiplicarse y sobrevivir. Cuando te infectas, el VIH se dirige a sus células diana, los CD4. Cuando encuentra un CD4, el virus se fija a la membrana de la célula y fusiona su cápside con la membrana celular, de modo que ahora puede introducir su material genético para que esta célula se ocupe de reproducirlo (multiplicarlo). Una vez ha comenzado la replicación, sale a sangre y se propaga por todo el cuerpo infectando otras células que también usarán para que multipliquen su material genético.

Cuando esta multiplicación se produce, hay copias del virus circulando por la sangre (el número de copias del virus es lo que se conoce como Carga Viral) y se reduce la cantidad de células CD4 del organismo, que acaba produciendo una deficiencia inmunitaria. En este momento el organismo pierde capacidad defensiva, provocando que la persona que lo sufre tenga más probabilidades de contraer otras infecciones o de desarrollar enfermedades relacionadas con el VIH, conocidas como enfermedades oportunistas. Están provocadas por agentes que, ante sistemas inmunes que funcionan con normalidad, no causan ninguna enfermedad. Solamente cuando el sistema inmunitario está muy debilitado, aprovechan la “oportunidad” para desarrollar infecciones

Se habla de inmunodeficiencia cuando el sistema inmunitario ya no puede cumplir su función de combatir las infecciones u otras enfermedades.

Con información de EFE,El Periódico e InfoSida

Comenta