7 Ejercicios caseros para tener brazos más fuertes

Ejercicio 1: Dale a tus pisos una buena tallada

En lugar de dejar que la escoba o el trapeador hagan todo el trabajo, descansa sobre tus rodillas y usa tus manos para tallar y limpiar los pisos.

Estarás realizando un buen entrenamiento de brazos, además de que gracias al movimiento de tus codos, dejarás tu piso más limpio de lo que un trapeador podría.

Ejercicio 2: Haz flexiones con las bolsas del supermercado

Convierte la caminata del coche a tu casa en una oportunidad perfecta para ejercitar tus brazos. Con una bolsa en cada mano, deja tus codos a los costados mientras llevas tus compras hacia los hombros.

Fortalecerás tus bíceps, además de quemar calorías durante esos minutos extra del coche a la casa.

Ejercicio 3: Empuja contra una pared

Los ejercicios isométricos implican empujar con fuerza contra algo que no se moverá por más que lo empujes, lo que tensa tus músculos y aumenta tu fuerza.

Trata de presionar las manos contra la pared con toda tu fuerza durante cinco segundos.

O colócate de pie aproximadamente a un metro de distancia de una pared, con las piernas separadas a la altura de los hombros, y empuja contra ella durante seis a ocho segundos.

También puedes intentar presionar contra la parte superior o lateral de una puerta durante seis a ocho segundos. Relájate y repite cada uno de estos ejercicios hasta 10 veces.

Ejercicio 4: Juega a las “fuercitas” con tu perro

Un juego de tirar y aflojar con un perro grande puede ayudarte a poner tus brazos en forma. Toma una cuerda o el juguete en cuestión y trata de mantener tu codo cerca de tu costado.

A medida que tu perro intente quitártelo, ejercita tu bíceps, llevando la cuerda hacia tu hombro mientras mantienes el brazo inmóvil. Cambia de brazos para un entrenamiento uniforme.

Para trabajar tu tríceps, trata de extender tu brazo detrás de ti, mientras tu perro trata de tirar del juguete o la cuerda. No olvides alternar los brazos.

Ejercicio 5: Hazte un omelette

Preparar un omelette, requiere que uses más músculos de los que usas para freír un huevo. Al hacerlo, le estarás dando a tus brazos un ligero ejercicio. Incluso desde la preparación al cortar los vegetales y batir los huevos.

Además, obtendrás un impulso nutricional adicional gracias a la ingesta de verduras como cebollas, setas y pimientos, que es con lo que generalmente se prepara este plato.

Ejercicio 6: Mueve los brazos cuando camines

Cuando vayas a dar un paseo, concéntrate en el movimiento de tus brazos. Muévelos de atrás hacia adelante como si estuvieras esquiando, apretando los omóplatos juntos cada vez que tus codos se acerquen a tu cuerpo.

Ejercicio 7: Intercambia tu sartén antiadherente por uno de hierro fundido

Los sartenes del hierro fundido son pesados, lo que significa que utilizarás más músculos del brazo cada vez que tengas que cocinar. Almacénalo en el cajón debajo de tu estufa, eso te obligará a levantarlo más alto para llegar a ella.

Con información de Selecciones.

Comenta