Gastronomía francesas con un toque bohemio y cultural

La experiencia del nuevo Rouge Bohême Bistro se traslada a los ojos y al paladar, con texturas, sabores, contrastes y talento, con la intención de mantener en la propuesta precios muy abordables, e inscripto entonces en la movida parisina denominada Bistronomía.

El espíritu bohème es una de las características de la cultura francesa. Desde la revolución, la Marianne, peleando en las barricadas con un pecho desnudo, representaba a la Libertad en todos sentidos, libertad que representa para el francés la posibilidad de ser sí mismo, peleando para sus convicciones, con el afán de igualdad.

Cien años más tarde, nacía en el barrio de Pigalle le Moulin Rouge, símbolo del libertinaje parisino. Toulouse Lautrec retrató en sus pinturas los alcances de esta nueva intención de vivir su libertad en ambientes festivos y desestructurados, estilo asimilable a la vida bohemia parisina.

Charles Aznavour, unos sesenta años más tarde inmortalizo este anhelo francés con su canción la Bohème, describiendo la vida de una pareja joven de artistas en el barrio de Montmartre. En la actualidad, la vida bohemia sigue siendo el ideal de los parisinos. Gente acomodada prefiere destacarse por modos de vida de bajo perfil, más atentos a los movimientos artísticos y literarios, que al poder de la distinción social y del dinero. Se denominan los Bobo, o sea, Bourgeois Bohèmes.

 

Rouge Bohème Bistro pretende traducir este ideal de vida, en un ambiente creativo, en donde se propone vivir experiencias y traduce la convicción del dueño francés del lugar, Freddy Thiango. Experiencias relacionadas con el ambiente y su decoración, la presencia de libros de autores franceses y plantas aromáticas en todas la mesas para condimentar su plato, realización de manifestaciones culturales y artísticas, asociadas con lo mejor de la gastronomía francesa, que no tiene límite en las interpretaciones que se le puede dar.

Formalizado por la creadora de ambientes y fotógrafa Carolina Kleine Samson, el Rouge, es asimismo la reafirmación de este espíritu, evocando amor apasionado, dejando la expectativa de encontrarse en cualquier momento con una gypsy vestida de rojo en el lugar, y en donde cada quien podrá sentir posible exacerbar el lado bohemio que tiene en sí, abriendo su apetito espiritual.

La carta es la obra de un trio de talentos: Sebastien Lelouche, Sommelier y chef francés durante veinte años en restaurantes con estrellas en la guía Michelin, formado por Olivier Friand, y discípulo de Joël Robuchon, Helène Daroze, Pierre Reboul en Francia, Paco Castillo, chef el restaurante Galia Chef y discípulo de Emmanuel Chabre en México, y Leonardo Castro, formado con Einat Admony, en el famoso restaurante de cocina mediterránea Balaboosta de Nueva York. Se inspira de la cocina francesa, para llevarla a sabores universales con un tono mediterráneo.

Comenta