¿Cómo elegir un automóvil seguro?

Al momento de adquirir un vehículo es importante verificar que cuente con sistemas de seguridad para la protección de los pasajeros, sin importar si se trata de un automóvil nuevo o uno usado.

Hay dos tipos de protección que son fundamentales: el primero es el sistema de seguridad activa que cuenta con una serie de tecnologías cuyo objetivo es actuar para prevenir accidentes, y el segundo es el sistema de seguridad pasiva que evita que el pasajero se lastime al momento de un siniestro.

Un componente de la seguridad activa es el Control Electrónico de Estabilidad (ESC), un sistema que ayudará a evitar derrapes, ya que cuenta con sensores que detectan cuando las maniobras del conductor no corresponden con el movimiento del vehículo para desacelerar y mantener una trayectoria estable del automóvil.

El sistema de frenos antibloqueo (ABS) es otra tecnología de seguridad activa que evita que las ruedas se bloqueen y el conductor pueda tener dirección en el auto para evitar la colisión, frenando con toda la potencia.

En cuanto a la seguridad activa, hay otros elementos que debemos tomar en cuenta en para la prevención de siniestros como: la iluminación (faros de corto y largo alcance y, antiniebla), el aire acondicionado (que es un elemento necesario al momento de manejar bajo la lluvia), las llantas (con fecha de caducidad), la suspensión y la dirección (para estabilizar el auto y otorgar maniobrabilidad al conductor).

Hablando de seguridad pasiva existen elementos indispensables que pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte al momento de un accidente vial. El primero es el cinturón de seguridad de tres puntos que evita que una persona salga despedida de un vehículo al momento de un impacto.

En el caso de los Sistemas de Retención Infantil para niños, es importante que el vehículo cuente con los anclajes necesarios para poder instalarlos correctamente. Isofix o Latch funcionan con los autoasientos certificados.

Las bolsas de aire (airbags) tienen la función de amortiguar los impactos al interior del auto, ya que se inflan en fracciones de segundo cuando se produce un impacto. Hay de varios tipos: frontales, laterales o de cortina y ayudan a reducir el riesgo de lesiones en el conductor y copiloto.

El reposacabezas es también un sistema de seguridad pasiva importante, ya que tiene la finalidad de evitar el “latigazo” cervical que ocurre luego de un accidente, salvando vidas y evitando discapacidades.

Adicional a estas recomendaciones de seguridad, antes de adquirir un vehículo debemos de tomar en cuenta que alrededor del 90% de los accidentes viales se producen por factores humanos.

Por lo que te invito a visitar el sitio web http://conductavialqualitas.net en donde encontrarás información de utilidad para convertirte en excelente conductor y evitar accidentes.

El autor es Piloto Profesional de Rally y vocero de la campaña Conducta Vial Quálitas.

¿Sabías que al momento de adquirir un automóvil es muy importante que cuente con ciertos sistemas de seguridad para la protección de los pasajeros? Esto sin importar si se trata de un vehículo nuevo o usado.

Comenta