Más de 1.2 millones de animales buscan refugio en CDMX

De los 23 millones de perros y gatos que existen en nuestro país, poco más de 70% está en situación de calle, y esta cifra se encuentra en constante crecimiento, ya que de acuerdo con la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies, la población callejera crece alrededor de un 20 por ciento anual.

Esto se debe a dos factores principalmente: el abandono de mascotas por parte de sus dueños, y la falta de esterilización de perros y gatos. De acuerdo con la Comisión de Salud de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) 7 de cada 10 personas que compran un animal de compañía, lo abandonan en su primer año de vida.

Por otro lado, se calcula que, del total de perros y gatos en México, más de 10 millones no están esterilizados, aunque la cifra podría ser mayor, pues no existen registros puntuales sobre este proceso médico, ni a nivel estatal ni a nivel federal. La Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies estima que, si se esterilizaran, podría evitarse el nacimiento de 65 mil cachorros en situación de calle cada sexenio.

Estos dos factores (abandono y falta de esterilización), contribuyen a que las crecientes poblaciones de perros se vuelvan un problema social y de salud. La clasificación de enfermedades infecciosas transmitidas de animales a humanos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que 53 de 174 enfermedades son transmitidas por perros, entre las que se encuentran la leptospirosis, la sarna, la rabia y la teniasis, una enfermedad parasitaria intestinal.

Las acciones tomadas por los organismos gubernamentales pertinentes para mitigar esta situación no han podido atacar el problema de raíz. Aunque la Ley de Protección de Animales del Distrito Federal sanciona el abandono de animales en vías y lugares públicos con multas de hasta 165 mil pesos, ésta rara vez se aplica y llega a una sanción a los responsables, pues se requiere de un denunciante para proceder a una investigación.

Alan Rozz, fundador y director de Adoptare, señala que la adopción es el mejor camino para contrarrestar el crecimiento de las poblaciones de perros y gatos callejeros. “Al adoptar a un animal que se encuentra en situación de calle, le ofreces una vida digna y al mismo tiempo disminuye la cantidad de estos seres que, desafortunadamente, se encuentran en condiciones deplorables”, indica Rozz.

Por otra parte, la adopción también es una forma de detener la venta y el comercio indiscriminado de animales. “Existen personas que hacen de la vida de estos seres un negocio. Mantienen a las hembras teniendo camadas constantemente, hasta que su salud se deteriora tanto que no pueden mantener el ritmo, y entonces las sacrifican. Venden a los cachorros como razas puras, aunque no lo sean, y tiran a la calle aquellos que no les sirven, no se venden o que han crecido demasiado, lo que incrementa esta problemática”, indica el director de Adoptare.

Comenta