Los amas o los odias: 7 tipos de vecinos

Quienes viven en edificios de departamentos saben que la convivencia con los vecinos no siempre es sencilla. ¿Con qué caso te identificas?

De acuerdo al informe realizado por Lamudi sobre el mercado inmobiliario, poco más de 73% de las búsquedas de vivienda en 2016 fueron para encontrar casas en venta; sin embargo, las proyecciones a futuro indican que los departamentos irán ganando terreno en todo el país, lo que además supone que la renta también será una búsqueda cada vez mayor.

Así que la realidad habitacional que se vive actualmente deja claro que en el futuro la gente vivirá más “junto con pegado”, lo que significa que no hay forma en que la vecindad, buena y mala, no sea un tema en el que hay que pensar. Aquí tienes los tipos de vecinos más comunes, ¿con cuál te identificas?:

El o la Vox Populi: el término vox populi hace referencia a lo que es conocido y repetido por todos, y en cada edificio hay un vecino que todo lo sabe y todo lo difunde, en pocas palabras la discreción no es lo suyo y su pecho no es tumba.

El o la de la fiesta interminable: el horario de las fiestas y la música a todo volumen es algo que padecen todos los que viven en departamentos. Este vecino es un poco la pesadilla de todos los demás, pues no es cosa de un día, sus fiestas inician en martes y terminan en domingo, se toma los lunes para descansar y/o para organizar la siguiente. Es el que te despertará con “Despacito” un jueves a las dos de la mañana porque fue de antro y sugirió seguirla en su casa, también aplica el after-after del domingo con Juan Gabriel a las ocho de la mañana.

El que termina con cada fiesta: cuando uno tiene un fiestero interminable este vecino es como un sueño hecho realidad pues se encargará de hacer que le baje dos rayitas a su reventón; sin embargo, este tipo de vecino es el clásico latoso que nomás escucha a más de dos personas con música una noche de viernes cuando ya está en tu puerta diciendo que le bajes al volumen o bien, llamando a la patrulla a las doce de la noche por que no lo dejas dormir.

El amor tormentoso: es la pareja disfuncional que pelea, azota puertas, grita y en algunas tristes ocasiones hasta se golpea. Tener una pareja que vive dinámicas de violencia es algo muy difícil de enfrentar, ¿se debe llamar a la policía cuando se escuchan golpes? ¿qué hacer ante una situación de abuso?

Los excéntricos: son esos vecinos que levantan las “antenitas sospechosistas” de todos los del edificio, tiene horarios extraños y comportamientos fuera de lo común. Todos especulan sobre su forma de vida, sobre aquello que hacen o dejan de hacer.

Sex-machine: es la o el típico vecino que no tiene pudor al momento de tener relaciones íntimas, todo el edificio se entera de qué le gusta. Estos vecinos suelen elevar la temperatura de todo el edificio, pero ¿y los niños?, ellos nunca piensan en los niños.

El o la de la mascota sin atender: en un mundo en donde las familias con perrhijos son cada vez más comunes, este tipo de vecino es todo lo contrario, tiene a su mascota encerrada o en la azotea todo el día por lo que el pobre animal ladra y se muestra inquieto y agresivo cuando lo encuentras.

Hacer buena vecindad debe ser prioridad para todos. Vivir en comunidad significa ser cortés, educado y responsable con aquellos con quienes se compare el entorno. No se trata de tolerancia, sino de vivir siendo consciente del otro, buscando construir en conjunto un entorno amable, sano y respetuoso para todos.

Comenta