Cómo ahorrar para tu boda

Planificar una boda puede ser muy estresante, principalmente si no tienes definido tu presupuesto y no lo distribuyes bien

El vestido, el traje del novio, los arreglos florales, las invitaciones, el jardín, la iglesia, la comida… Todo, todo cuesta. Si vas a casarte y quieres que todo salga perfecto, entonces debes definir, para comenzar, cuál es tu presupuesto y cómo vas a repartirlo. Pero, despreocúpate, no todo cuesta una millonada; hay rubros en los que puedes ahorrar sin sacrificar la calidad o tus sueños.

El costo depende de muchas cosas: desde el material de los anillos y las invitaciones, hasta la fecha en que deseas casarte y el tiempo de anticipación con el que reservarás la iglesia y el salón. Por ejemplo, todo lo relacionado con las bodas es más costoso durante la primavera o al final del año. O qué tal la comida: en ocasiones es más barato un buffet que una cena.

Recuerda que podrás lucir un vestido de impacto y ofrecer una fiesta inolvidable, pero no se trata de que tu cuenta quede en ceros e inicies con carencias o deudas tu vida matrimonial. Aquí tienes una serie de recomendaciones, cortesía de Seguros Mapfre, para que ahorres dinero durante la planificación del mejor día de tu vida:

Comenta