fbpx

¿Y por qué Alejandra Barrales?

Amazon super

No es por género, es ¿por imposición?

Por Leticia Robles de la Rosa*

Absolutamente nadie puede regatearle al PRD el esfuerzo interno que ha hecho por valorar el peso de sus militantes en función de sus capacidades y trayectoria, sobre todo por su pertenencia a los grupos fuertes que lo integran, sin tomar en cuenta el género. Amalia García y Rosario Robles ya lo presidieron y ahora la mayoría da por un hecho que Alejandra Barrales será la tercera mujer en conducirlo.

Existen muchas mujeres perredistas que son líderes de corrientes y su trayectoria y trabajo partidista es innegable. Dolores Padierna de Izquierda Democrática Nacional (IDN) y Angélica de la Peña, de Nueva Izquierda (NI) son ejemplos de eso.

Pero sin entrar a asuntos de género, la pregunta que se hacen los perredistas de todas las corrientes, que están alejados de la cúpula de sus tribus, es ¿por qué Barrales?

Y la pregunta tiene origen en la historia misma que los perredistas saben de esta mujer que fue líder del sindicato de sobrecargos y desde ahí llegó al PRD para avanzar poco a poco hasta llegar ahora a la antesala de dirigir el que hasta ahora sigue siendo el principal partido de izquierda del país.

¿Por qué ella, por qué si ha traicionado a todos con quienes ha trabajado? Alejandra Barrales es considerada, dentro de IDN, como una mujer que los traicionó, porque usó a esa tribu para avanzar dentro del partido y después, cuando el radicalismo de esa expresión política, le estorbó, decidió ir con otra corriente.

barrales (1)Nueva Izquierda también la considera una traidora. Los utilizó para llegar a posiciones como el Senado de la República y alentar sus aspiraciones como posible candidata a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, en el 2012, y luego, decidió dejar de trabajar con ellos.

Algo similar hizo con el grupo que encabeza Luis Miguel Barbosa, el Frente de Izquierda Progresista, y con otras expresiones menos numerosas, pero que tienen posiciones de poder. Barrales, así, no tiene el apoyo ni siquiera en el bloque que integran el Todos Unidos Contra Nueva Izquierda.

Además, sus propios compañeros del PRD la observan como una mujer que no ha rendido resultados correctos. El escándalo por el fondo de becas en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y después en el Senado de la República, han sido utilizados en los últimos días para preguntarse una y otra vez ¿por qué Barrales?

Las reservas entre los perredistas se extienden a los escenarios que observan respecto a los objetivos de Barrales para llegar a la dirigencia nacional, sin conocer la estructura del partido.

Dicen que es más probable que Barrales se quede a hacer ejercicio en la capital del país que acuda a campañas. Dicen que Alejandra Barrales utilizará el millón de spots del partido para promocionarse, igualito que lo hace el panista Ricardo Anaya y el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Los perredistas advierten que Alejandra Barrales tiene su propia ruta al Gobierno capitalino y utilizará al partido en su beneficio. Hablan incluso de que traicionará a su principal promotor: Miguel Ángel Mancera.

Y es ahí donde está la respuesta a la pregunta de los perredistas ¿Por qué Barrales? Porque la promociona Miguel Ángel Mancera, que a pesar de no ser militante del PRD es el primer Jefe de Gobierno de la capital del país que más se ha metido en el mundo interno del partido. Los perredistas dicen que ni Cuauhtémoc Cárdenas, ni Rosario Robles, ni AMLO ni Marcelo Ebrard se metieron tanto en las decisiones del partido como Mancera.

Esa intromisión en las decisiones del PRD se tradujo en que Vanguardia Progresista, que comanda Héctor Serrano, incondicional de Mancera, fuera quien puso el nombre de Barrales en la mesa y aunque no existe consenso para que ella se quede, las apuestas internas dicen que ella se quedará, porque ese es el deseo de Mancera, que está peleado con Los Chuchos y ha lesionado a IDN de René Bejarano, pero tiene como sus aliados a la ahora poderosa Alternativa Democrática Nacional (ADN) del mexiquense Héctor Miguel Bautista.

Este fin de semana el PRD acordó internamente que se necesita un dirigente que privilegie las alianzas electorales, que están vigentes, y que conduzca al partido al triunfo electoral.

Sin duda, Alejandra Barrales les garantiza esas alianzas, tendrá un reto enorme si llega a la dirección nacional del partido. No sólo porque deberá garantizar la unidad del partido en los procesos electorales del 2017, principalmente el Estado de México, sino porque todavía no llega y sus compañeros de partido no la respalda, aunque no dudan que será su próxima dirigente nacional

image*Leticia Robles de la Rosa: Es periodista y experta en los temas de Educación, Política , Elecciones y Congreso de la Unión. Actualmente cubre la información en el Senado de la República y es una reportera de Primera Plana.

Comenta