La Importancia de tomar una siesta en niños y adultos

Las siestas siempre son necesarias sin importar la edad reafirma Liliana Amaro, Fundadora de Zzleep My Baby, siempre están contempladas en nuestros consejos y recomendaciones para todos.

México es uno de los países que mundialmente es conocido por la famosa “siesta” cuando vives en el extranjero es una pregunta muy común, hasta antes del año 1944 las siestas se acostumbraban después de comer y era más común en los estados donde hace calor ya que es la hora más incómoda para trabajar.

Las siestas en un niño varían desde que son recién nacidos, en promedio son de 4 a 5 siestas al día hasta que se desvanecen a una que por lo general es la de medio día. Esta siesta de medio día es la que se recomienda siempre después de comer, ya que ayuda a tener una buena digestión, recargar energía y comenzar la segunda parte de la jornada diaria.

En niños menores de 10 años el reposo a medio día es indispensable ayuda a evitar la irritabilidad, mayor concentración y buena actitud. Desafortunadamente es notorio que muchos padres aceptan que el niño ya no duerma pasando los dos años y esto se debe a que la vida en la actualidad es muy ocupada y los padres cuentan con poco tiempo para dedicar al descanso o la siesta. (No generalizamos, pero hablamos de mayoría de casos).

Como experta en sueño Liliana Amaro recomienda a todos los padres de niños pequeños tomar una siesta por lo menos en fin de semana, por experiencia propia siendo madre de 3 niños Liliana remarca que no hay nada mejor que descansar bien cuando se tiene niños pequeños, la demanda de energía, concentración y atención que los pequeños necesitan es increíble y la mejor forma de estar atento y activo es estar bien descansado.

Los beneficios de una siesta son magníficos, pero si tus noches no son del todo buenas una siesta te recargara un poco, no podemos decir que te repara al 100% pero definitivamente hará que el cansancio sea menos y puedas tener un poco más de rendimiento que si cargas con el cansancio de la noche más el día.

¿Cómo saber si necesito una siesta y qué hacer?

Para saber si es necesario tomar una siesta solo busca estos signos, dolor ligero de cabeza, enojo fácilmente, poca tolerancia al ruido, comer cosas dulces constantemente, necesitar de la cafeína, bostezos constantes. Pero, ¿Qué pasa cuándo se que lo más deseado es una siesta y no me resulta posible tomarla porque estoy en lugar público, en la oficina, en la calle? Este es el caso más común de la mayoría de las personas ¿Qué hacer? si “mueres por cerrar los ojos y descansar, pero no puedes ni tienes en donde hacerlo” lo más aconsejable es el cambio de actividad de inmediato, por ejemplo: Dormiste muy mal (4-5 horas) estas en una oficina frente a la computadora y ya no puedes más, tus ojos se cierran, el consejo es hacer una pausa, dejar de ver el computador que al final de cuenta resulta más riesgoso pues es aquí donde se comenten errores, levantarte salir a la calle (no importa el clima) dar una vuelta a la manzana, respirar aire fresco, tomar alguna bebida que contenga azúcar y en esta pequeña pausa, planear la noche y acordar con uno mismo la hora de dormir que será más temprano con el hecho de reparar ese cansancio que tenemos en el día.

Si tu hijo está evitando las siestas y tú estás muy cansado te aconsejamos tener un plan B que incluya hacer dormir a tu hijo a como dé lugar porque este tiempo de reposo será para él también un descanso mental y físico.

¡Una siesta es lo mejor que puede suceder en tu día, Inténtalo!

Comenta