fbpx

Cuidado con el mal aliento

Nombre común que recibe la halitosis, puede ocasionar un gran problema, en especial cuando se está cerca de un ser querido o se desea comentar algo a alguien al oído.

Ciertos alimentos, especialmente el ajo y la cebolla, contribuyen al mal aliento debido a que sus compuestos, sulfuro de alilo y metilo, son captados por el torrente sanguíneo provocando que la transpiración y el aliento tengan mal olor.

Otro factor es tener la boca seca. En este caso el cuerpo no produce suficiente saliva para mantener limpia la cavidad bucal. Tal situación regularmente es causada por ciertos medicamentos, problemas en las glándulas salivales o simplemente por no respirar a través de la nariz.

Los dentistas explican que el mal aliento también es resultado de enfermedades del hígado o los riñones, sinusitis, reflujo gástrico, diabetes y comúnmente por bacterias que se reproducen en la boca por falta de limpieza frecuente.

Al no cepillarse correctamente ni usar hilo dental de manera regular, las bacterias acumuladas en los residuos de comida entre los dientes generan compuestos de azufre, que al ser exhalados por la boca provocan mal aliento.

Es decir, la halitosis puede ser síntoma de padecimientos graves, y por ello tanto dentistas como doctores en general recomiendan la realización de exámenes médicos.

Comenta