Ni un centavo a Escuelas de Tiempo Completo

Estarían en riesgo de desaparecer

Ni un centavo a Escuelas de Tiempo Completo para el próximo año, por lo menos así está en la propuesta de Presupuesto de Egresos del Ejecutivo Federal. Esto implica, la desaparición del programa y las consecuencias serán 3.6 millones de estudiantes afectados y 1.4 millones de niños y niñas que dejarán de recibir un alimento.

Si usted tiene a sus hijos en una Escuela de Tiempo Completo sabe de lo que le hablo, pero si no aquí le compartimos lo que implica este programa que nació en 2008, con la finalidad de que los estudiantes pasen más horas en la escuela realizando actividades extra para mejorar sus aprendizajes y recibir una comida caliente.

El Programa Escuela de Tiempo Completo beneficia a 3.6 millones de niñas, niños y adolescentes, en 27 mil 063 escuelas en el país.

Atiende prioritariamente a población en situación de vulnerabilidad o en contextos de riesgo social, de bajos niveles de logro educativo o altos índices de abandono escolar.

Siete de cada diez escuelas atendidas por el programa son indígenas y rurales y en 53.8% se ofrece servicios de alimentación a niños y niñas que, en su mayoría, se encuentran en condición de pobreza extrema.

El año pasado, al programa se le recortó 50% del presupuesto que se le destinaba y pasó de tener 10 mil 189 millones de pesos en 2019 a cinco mil 100 millones en 2020, pero el proyecto de presupuesto para 2021 no contempla ni un solo peso, ni un centavo, pues.

Otro elemento importante del programa es su componente de alimentación: 53.8% de las escuelas que reciben el apoyo del programa ofrecen alimentos calientes; es decir, 1.4 millones de niñas, niños y adolescentes que, en su mayoría, se encuentran en condición de pobreza extrema, con carencia de acceso a la alimentación, se quedarían sin las comidas.

Foto: Secretaría de Educación de Yucatán

Distintas evaluaciones y estudios sobre el programa, han dado cuenta de sus impactos positivos en el aprovechamiento escolar de los niños y niñas beneficiados.

Un análisis de la UNESCO en 2010 indica que 90% de casi 1000 directores de escuela entrevistados consideraron que el programa les ayudó a mejorar el aprendizaje de los estudiantes, además de que 75% considera que Escuelas de Tiempo Completo debiera ser obligatorio en todas las escuelas de educación básica.

El Estudio Impacto del Programa Escuelas de Tiempo Completo 2018, del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL) concluye que “la evidencia sugiere que el incremento de la duración de la jornada escolar en un esquema con servicio de alimentación es una intervención efectiva para mejorar el logro educativo y el nivel de aprendizaje, primordialmente, entre los estudiantes de escuelas primarias en localidades de alta marginación.

Foto: Gobierno de México

Consecuencias, sólo un ejemplo:

Además de la pandemia, ahora la comunidad triqui de Miguel Hidalgo Chicahuaxtla, en Oaxaca, tendrá que enfrentar la pérdida de uno de los apoyos económicos que habían permitido que la escuela comunitaria multigrado Emiliano Zapata atendiera a sus 18 niñas y 12 niños, gracias al Programa Escuela de Tiempo Completo.

Con la desaparición del programa se afectará la autonomía de gestión y organización de las escuelas, dimensiones clave para mantener la calidad de los aprendizajes. Fausto Sandoval, maestro en la escuela Emiliano Zapata, explicó que ellos ya no podrán contar con recursos para la compra de computadoras, iPads, papelería, equipo de audio, ni mejorar la infraestructura, así como los alimentos que se les daba a las niñas y niños ni tampoco con la capacitación y la compensación que se les ofrecía a los maestros.

El recurso que les llegaba a través del PETC era asignado directamente a través de reglas de operación claras, se tenía que entregar un plan de actividades con rutas de mejora, señalando cuál era la problemática para atacar, los recursos que se necesitaban además de entregar una comprobación anual con todo el detalle de los gastos.

Para la Dra. Arcelia Martínez Bordón, académica de tiempo completo del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana y coordinadora del Faro Educativo, es muy preocupante que se haya decidido no asignar un presupuesto a este programa sin ofrecer una razón de peso que justifique dicha decisión.

También preocupa que la principal política educativa del gobierno federal sean las becas, cuando sabemos estas no resuelven,  o no del todo, el problema de la deserción escolar, ya que esta última obedece a razones multifactoriales.

La organización Mexicanos Primero advirtió que dejar sin fondos al programa rompe el modelo aspiracional de la escuela mexicana y afecta a los docentes, que verán mermados sus ingresos con la disminución de las compensaciones económicas, y a las familias, principalmente a las mujeres, que pueden ver frustrada su oportunidad de tener un empleo remunerado mientras sus hijos están en la escuela.

Comenta