Mitos y realidades de… las várices

Amazon super

Más que un problema cosmético, las várices indican insuficiencia en nuestra circulación que podría derivar en un problema más severo.

Las várices, como consecuencia de la insuficiencia venosa crónica, son un padecimiento que afecta aproximadamente a 68.7% de la población mexicana, causando problemas más que estéticos.

Esta enfermedad venosa es tan común, que es probable que hayamos escuchado mucho sobre ella o incluso conozcamos a alguien que la padezca, pero ¿qué es verdad y qué es mentira alrededor de las varices?

El Hospital DioMed, comparte contigo los mitos y realidades que envuelven esta patología para que estés atenta de tus piernas.

“Cuando hablamos de várices, la gente piensa que es sólo un problema cosmético; sin embargo, es más delicado de lo que parece. La insuficiencia venosa crónica (várices o venas varicosas), son venas que acumulan sangre que no fluye adecuadamente, debido a la debilidad de la circulación, lo que provoca que las venas se vean dilatadas, ensanchadas y de coloración diferente al resto. Cuando las venas no ayudan a que la sangre fluya de manera habitual, es decir, de los pies al corazón, es riesgoso, ya que se forman coágulos y puede llegar a una trombosis venosa”, señaló Ernesto Cobos, especialista en angiología y cirugía vascular del Hospital DioMed.

Si bien no se conoce la causa exacta de la aparición de las várices, es importante estar atentos de ellas y su tratamiento. No existe mejor manera de prevenir padecimientos que conocer más acerca de ellos, por ello, el Hospital DioMed te indica algunos de los mitos y realidades de las várices:

1. Las várices sólo aparecen en edades avanzadas: Falso. Las várices pueden aparecer a cualquier edad, todo depende de los factores de riesgo que tenga cada persona. En nuestros días, jóvenes, personas maduras, adultos mayores, e incluso niños, pueden tener esta insuficiencia en la circulación.

2. Sólo las mujeres tienen várices: Falso. La aparición de várices es un padecimiento relacionado con la deficiencia de la circulación sanguínea y aunque se presentan con más frecuencia en la población femenina, también las pueden padecer los hombres.

3. La aparición de várices se hereda: Cierto. Si una persona tiene antecedentes familiares, existe una predisposición genética de desarrollarlas.

4. Las mujeres embarazadas tienen mayor probabilidad de padecerlas: Cierto. Por el aumento de peso, la cantidad de carga y la disminución en la actividad física durante y después del embarazo, las mujeres están propensas a presentar en mayor o menor medida várices.

5. Los medicamentos curan las várices: Falso. Los medicamentos, en combinación con las medias elásticas, funcionan para aliviar síntomas tales como dolor, pesadez, sensación ardorosa o comezón; sin embargo, no previenen su aparición.

6. Los zapatos altos provocan várices: Parcialmente Cierto. El uso constante y por largos períodos de los tacones favorece la aparición de várices, sobre todo en las personas que ya presentan el problema: sin embargo, no necesariamente el uso de zapatos altos provoca su aparición. Es recomendable utilizar zapatos con tacón pequeño o tras utilizar los zapatos altos descansar en alto las piernas y masajearlas.

7. Las várices sólo aparecen por estar mucho tiempo caminando: Falso. Caminar ayuda a mejorar la circulación. Por caminar no salen várices, el problema es el sedentarismo y pasar muchas horas sentado o parado puede agravar el problema de várices.

Las várices pueden aparecer en cualquier parte de las piernas, pero lo más frecuente es que aparezcan en la parte interna de la pierna, el tobillo, el muslo, la parte de atrás de las rodillas y pantorrilla; para hacer frente a este padecimiento se recomienda el ejercicio cardiovascular aeróbico para fomentar el buen funcionamiento de la circulación venosa.

El especialista indica que “cuando la insuficiencia venosa se presenta en niveles más avanzados, existen algunos tratamientos con buenas tecnologías que son de mínima invasión que, además de mejorar la parte cosmética, ayudan a optimizar la circulación venosa en las piernas y son tan eficientes los procedimientos que pueden ser ambulatorios y esto permite que los pacientes se vayan caminando el mismo día”.

Comenta