¿Cuándo necesitas protectores de pezones en la lactancia?

Amazon super

Son súper efectivos cuando padeces irritación de pezones o cuando el bebé no puede sujetarse al pecho

La lactancia es uno de los momentos más apreciados por las mamás y de los que se tienen recuerdos gratos, pero también puede ser uno de los periodos en que más ayuda y apoyo requieren, pues amamantar implica, además de alimentar al bebé, tener que lidiar con los problemas de la piel y continuar con una dieta restringida.

El pecho es la parte que más sufre en este proceso y por eso, muchas veces, las mujeres en periodo de lactancia deben utilizar protectores para sus pezones. ¿Eres una de ellas? Si no, entonces quizás debas planteártelo para evitar lesiones y molestias como estas:

PEZONES IRRITADOS O CON DOLOR

Es una situación de lo más común: la piel de esta zona es muy sensible y se irrita con facilidad. A veces, incluso, impide a las mamás dar el pecho. La solución es sencilla: unos de los protectores de silicona como éstos evitarán la fricción y te ayudarán a recuperarte fácilmente.

Protectores de pezones para lactancia
Protectores de pezones para lactancia

TU REFLEJO DE BAJADA ES MUY FUERTE

Es otro problema habitual: la leche llega a la boca del pequeño con demasiada fuerza, por lo que el bebé se mueve, se aparta o está incómodo. Con estos protectores de pezón conseguirás que tu leche llegue de una manera más suave y moderada y que el bebé pueda acostumbrarse y seguir el ritmo.

TU BEBÉ ES MUY PEQUEÑO O NO LOGRA ENGANCHARSE AL PECHO

A algunos niños (especialmente a aquellos que nacen de forma prematura) les cuesta, a veces, sujetarse al pecho. Por eso, piezas de silicona de este tipo les facilitarán la tarea de empezar a mamar. Para tranquilidad de la madre, los protectores Avent, por ejemplo, están especialmente diseñados para que el bebé tenga el máximo contacto con el pecho materno aun a través de la protección. Además, están fabricados con una silicona muy fina sin olor ni sabor que será imperceptible para el niño.

Compra en linea a los mejores precios, entrega gratuita en 1 ó 2 días en Amazon México

Cada producto que presentamos ha sido seleccionado y revisado de forma independiente por nuestro equipo editorial. Si realiza una compra utilizando los enlaces incluidos, podemos ganar una comisión.

La función principal de la lactancia es proporcionar nutrición y protección inmunológica a las crías después del nacimiento. Debido a la lactancia, la pareja madre-cría puede sobrevivir incluso si la comida es escasa o demasiado difícil de alcanzar para las crías, lo que amplía las condiciones ambientales que la especie puede soportar. La costosa inversión de energía y recursos en la leche se ve compensada por el beneficio para la supervivencia de la descendencia.

En casi todos los mamíferos, la lactancia induce un período de infertilidad (en los seres humanos, amenorrea de la lactancia ), que sirve para proporcionar el intervalo de nacimiento óptimo para la supervivencia de la descendencia.

Influencias hormonales

A partir de la decimoctava semana de embarazo (segundo y tercer trimestre ), el cuerpo de una mujer produce hormonas que estimulan el crecimiento del sistema de conductos lácteos en las mamas :

  • La progesterona influye en el crecimiento de tamaño de los alvéolos y lóbulos; los altos niveles de progesterona inhiben la lactancia antes del nacimiento. Los niveles de progesterona bajan después del nacimiento; esto desencadena el inicio de una abundante producción de leche.
  • El estrógeno estimula el crecimiento y la diferenciación del sistema de conductos lácteos. Al igual que la progesterona, los niveles altos de estrógeno también inhiben la lactancia. Los niveles de estrógeno también disminuyen en el momento del parto y permanecen bajos durante los primeros meses de lactancia. Las madres que amamantan deben evitar los métodos anticonceptivos basados ​​en estrógenos, ya que un aumento en los niveles de estrógenos puede reducir el suministro de leche materna.
  • La prolactina contribuye al aumento del crecimiento y la diferenciación de los alvéolos y también influye en la diferenciación de las estructuras ductales. Los niveles altos de prolactina durante el embarazo y la lactancia también aumentan la resistencia a la insulina , aumentan los niveles del factor de crecimiento (IGF-1) y modifican el metabolismo de los lípidos en preparación para la lactancia. Durante la lactancia, la prolactina es el factor principal que mantiene las uniones estrechas del epitelio ductal y regula la producción de leche a través del equilibrio osmótico.
  • Lactógeno placentario humano (HPL): a partir del segundo mes de embarazo, la placenta libera grandes cantidades de HPL. Esta hormona está estrechamente asociada con la prolactina y parece ser fundamental en el crecimiento de la mama, el pezón y la areola antes del nacimiento.
  • La hormona estimulante del folículo (FSH), la hormona luteinizante (LH) y la gonadotropina coriónica humana (hCG), mediante el control de la producción de estrógenos y progesterona, y también, por extensión, la producción de prolactina y hormona del crecimiento, son esenciales.
  • La hormona del crecimiento (GH) es estructuralmente muy similar a la prolactina y contribuye independientemente a su galactopoyesis.
  • La hormona adrenocorticotrópica (ACTH) y los glucocorticoides como el cortisol tienen una importante función inductora de la lactancia en varias especies animales, incluidos los seres humanos. Los glucocorticoides juegan un papel regulador complejo en el mantenimiento de uniones estrechas.
  • La hormona estimulante de la tiroides (TSH) y la hormona liberadora de tirotropina (TRH) son hormonas galactopoyéticas muy importantes cuyos niveles aumentan naturalmente durante el embarazo.
  • La oxitocina contrae el músculo liso del útero durante y después del nacimiento, y durante el orgasmo (s). Después del nacimiento, la oxitocina contrae la capa de músculo liso de células en forma de banda que rodean los alvéolos para exprimir la leche recién producida en el sistema de conductos. La oxitocina es necesaria para que se produzca el reflejo de eyección de la leche , o bajada , en respuesta a la succión.
  • También es posible inducir la lactancia sin embarazo. Los protocolos para inducir la lactancia se denominan protocolos Goldfarb. Usar píldoras anticonceptivas para imitar los niveles hormonales del embarazo, luego suspender el control de la natalidad, seguido del uso de un extractor de leche eléctrico doble durante sesiones de 15 minutos a intervalos regulares de 2-3 horas (más de 100 minutos en total por día) ayuda a inducir la leche. producción.
Un mundo de juguetes, precios increíbles y descuentos en Amazon México
Un mundo de juguetes, precios increíbles y descuentos en Amazon México

Comenta