8 técnicas para alimentarte de manera consciente

La filosofía del mindfulness, que consiste en “estar presente en el aquí y ahora”, se aplica en particular a la hora de la comida con el movimiento denominado “Alimentación Consciente” o Mindful Eating, originado en Estados Unidos en 2006, y cuyo objetivo principal es animar a las personas a vincularse con los alimentos desde una perspectiva saludable para alcanzar un estado máximo de bienestar y romper con patrones negativos acerca de la comida.

The Center For Mindful Eating (TCME por sus siglas en inglés) señala que los pilares de la Alimentación Consciente son: utilizar todos los sentidos a la hora de preparar los alimentos y consumirlos; tomar decisiones conscientes al momento de elegir con qué vamos a nutrir nuestro cuerpo y reconocer (sin juzgar) nuestras respuestas naturales ante la comida: me gusta, no me gusta o neutral.

En el marco del Día Mundial de la Salud, que se conmemora a nivel mundial este 7 de abril, Metco comparte los puntos clave para poner en práctica la Alimentación Consciente y notar cambios positivos de forma inmediata.

Pregúntate: ¿estoy comiendo porque realmente tengo hambre? Ya que en muchas ocasiones consumimos alimentos por capricho o ansiedad.

Hidrátate: Bebe agua natural a lo largo de todo el día, pues en ocasiones confundimos la sensación de sed con hambre,  si  escuchas a  tu  cuerpo  reconocerás  la  diferencia. Dale un toque diferente al agua preparando infusiones o agua de Jamaica natural, endúlzala con Svetia.

Prepárate para comer como si fueras a un restaurante o se tratara de una fecha especial: es muy importante que comas sentado y preferentemente en compañía. Haz que el espacio físico donde llevas a cabo tus comidas sea agradable para estimular todos tus sentidos: puedes poner flores, elegir la vajilla que más te guste y colocar cada elemento con armonía para que la experiencia sea más completa.

Come despacio: la  hora  de  la  comida  no es  una  carrera  de  velocidad  a  pesar  de  que  tengas  muchos pendientes. Tu  cuerpo  necesita  un  descanso  para  disfrutar  de  la  comida,  huele y mastica  cada  bocado  para  sentir  su  textura y sabor; así será más  fácil que te des cuenta en qué momento tu cuerpo  está  satisfecho, no  comer  solo  por  terminar  lo que hay en tu plato y disfrutar plenamente de los alimentos.

Deja a un lado el celular: si comes al mismo tiempo que hablas o revisas tus mensajes, perderás la noción de qué cantidades de alimentos estás consumiendo  y  será más difícil identificar la sensación de saciedad. Así que olvida las redes sociales y los mails por contestar durante unos minutos y agradece ese momento contigo.

Elige opciones saludables: comer alimentos naturales y frescos tiene muchos beneficios para la salud porque contribuyen a una buena digestión, aportan las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita y dejan una sensación de ligereza para continuar el día con mucha vitalidad y mayor concentración.

Rodéate de personas que sigan un estilo de vida saludable: es crucial que puedas compartir la satisfacción de alimentarte conscientemente con personas que también están interesadas en el tema, ya que pueden salir a comer juntos, intercambiar recetas y motivarse a seguir adelante en esta práctica.

Muévete más: la actividad física constante te ayuda a moderar tu apetito, contribuye a controlar el  estrés y las emociones que te hacen comer de más. En estos días de contingencia sanitaria seguir clases de yoga, baile o circuitos vía online son una gran opción.

Comenta