fbpx
children sitting on chair in front of table

Regreso a la escuela, ¿preocupación o descanso para las familias?

Amazon super

La Secretaría de Educación Pública (SEP) estableció el regreso a clases presenciales el próximo lunes 30 de agosto, por lo que faltan pocos días para que la mayoría de los niños regresen a la escuela en México; y aunque la urgencia es evidente debido a que en un año y medio de pandemia muchos alumnos han perdido dos ciclos escolares, los padres y madres de familia han tenido que enfrentar dobles y triples jornadas laborales, y gran parte de los maestros han batallado en adaptarse ante el abrupto cambio a las plataformas tecnológicas. 

Aun así, los padres y madres se sienten temerosos de que sus hijos regresen a clases, debido sobre todo a la tercera ola de contagios de Covid-19 en el país, provocada por la variante Delta que ha afectado principalmente a los jóvenes y a quienes no se han vacunado. Aideé Zamorano, activista, madre y fundadora de Mamá Godín, expone desde su perspectiva, los pros y los contras del regreso a las clases presenciales. Pero antes, un poco de contexto:

El recuento de los daños

Con la llegada de la pandemia, el gobierno y las instituciones educativas decidieron que la mejor opción para que los niños continuaran con sus estudios era por medio de las clases virtuales, sin embargo, en México este modelo educativo ha demostrado no ser el más adecuado, ya que muchos de los niños y de los jóvenes han presentado estrés, ansiedad y rezago educativo, síntomas confirmados a una escala internacional por un estudio de Challenge Success, de la Universidad de Standford, en el que el 84% de los estudiantes participantes reportaron sentirse de esta manera.

Por otro lado, el rezago educativo se agravó durante el periodo de clases online por dos años para casi 10 millones de estudiantes, es decir, previo a la pandemia, el promedio de escolaridad era de secundaria completa, y ahora, el promedio es hasta primero de secundaria, de acuerdo con un reporte del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

“Sumado a esto, el rol de las mamás y de los papás cambió al de maestros, y en la mayoría de los casos, son principalmente las mujeres quienes además de trabajar y realizar las labores del hogar, tienen que hacerse cargo de esta otra responsabilidad, lo que ha dificultado aún más la situación de las familias y la calidad de la educación de los niños y jóvenes”, resalta la fundadora de Mamá Godín.  

En México, apenas 44.3% de los hogares tiene computadora, 56.4% tiene conexión a Internet y 10.7% acceden a la red fuera de casa, de acuerdo a datos de Inegi en 2020, lo cual agravó la situación para las clases en línea de los dos ciclos escolares pasados,dejando fuera a 5.2 millones de estudiantes del ciclo escolar 20-21 por pandemia y pobreza, de estos, 2.3 millones no se inscribieron por motivos relacionados directamente con la pandemia y 2.9 millones por falta de recursos económicos, según Inegi.

Las medidas oficiales

Pese a la clara agitación por un ambiente polarizado entre los padres que apoyan el regreso a clases presenciales y los que no, la SEP lanzó un plan de diez puntos con el que pretende reducir los contagios de Covid-19. La secretaría aseguró que el regreso a las aulas es de carácter prioritario ante el incremento de casos de violencia intrafamiliar, estrés y obesidad en los menores, y ante los detractores de la idea, la Federación indicó a los padres inconformes que, de no estar de acuerdo con la medida, no mandaran a los niños a la escuela.

El plan consiste en los siguientes puntos, a cumplirse tanto en instituciones, familias como individualmente:

  • Integrarse al Comité Participante de Salud en las escuelas.
  • Establecer filtros de salud. Los alumnos deben cargar con cubrebocas y gel antibacterial.
  • Lavarse las manos con agua y jabón.
  • Usar cubrebocas en todo momento.
  • Implementar la sana distancia.
  • Aprovechar al máximo los espacios abiertos.
  • Pausa a las ceremonias o reuniones.
  • Avisar la sospecha de casos de Covid-19.
  • Tomar cursos de apoyo socioemocional en línea.

También contemplaba llevar a la institución educativa una Carta Compromiso de Corresponsabilidad, sin embargo, en días recientes la SEP decidió que se removería este requisito.

“Que los niños regresen a clases presenciales el 30 de agosto tiene pros y contras que vale la pena analizar muy bien como madres y padres para tomar la mejor decisión por el bien de nuestros hijos, hijas y de la sociedad, ya que una vez ingresados en las instituciones, realmente no tendremos forma de supervisar que se cumplan las medidas para evitar contagios. Lo que sí podemos hacer es enseñar a la infancia a cuidarse y cuidar a los demás. Otro problema público que nos han transferido a la esfera privada”, señala Aideé Zamorano.

students raising their hands in the classroom
Photo by Max Fischer on Pexels.com

Pros

– Los niños necesitan de mayor interacción social y reforzar los lazos sociales y amistosos, ya que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la falta de interacción social tiene un profundo efecto en la salud mental de la población.  

– La interacción directa con los profesores ayuda a resolver mejor las dudas de los alumnos.

– Asistir a la escuela de manera presencial ayuda a tener mayor disciplina.

– Las clases son más didácticas y prácticas, lo que hace que los estudiantes sientan mayor interés y tengan mayor disposición para aprender. 

– El aprendizaje es más eficiente, ya que no se depende de un dispositivo, ni de la calidad del internet para tomar la clase. Los niños y niñas sin electricidad o internet no pueden tomar la clase. 

-Las dobles o triples jornadas en los hogares -sobre todo de las madres-, se reducirán.

Contras 

-La mayoría de las escuelas públicas del país no tienen los recursos básicos para contrarrestar la propagación del Covid-19, como agua, jabón y gel antibacterial. En 2019 el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) reportó que ocho de cada diez inmuebles educativos tienen condiciones mínimas de sanidad, con problemas tan graves como la ausencia de agua.

– La exposición al riesgo de contagio se elevaría, derivado del incremento de familias en traslado para llegar a clases. Un modelo híbrido aplicado en la totalidad de escuelas funcionaría.

– Las infancias podrían contraer el virus en la escuela y llevarlo a sus familias, por eso se hace urgente la finalización de vacunación a personas adultas. 

– Las escuelas públicas y privadas tendrán el reto de mantener distancia física entre sus estudiantes.  

“Son 20 los estados que confirmaron el regreso a clases presenciales, entre ellos la CDMX, 10 estados están por definir el regreso a clases presenciales y dos lo rechazaron y seguirán vía remota. Al final, la decisión será de cada madre y padre de familia que decida o no enviar a sus hijos a la escuela, sin embargo, ya vivimos en junio un regreso a clases muy accidentado que tan solo duró dos semanas porque los contagios comenzaron a aumentar, por lo que independientemente de la decisión que se tome, todos debemos poner de nuestra parte para cambiar la complicada situación actual; el uso de cubrebocas, la ventilación adecuada y la sana distancia siempre deben estar presentes”, concluyó Aideé Zamorano, fundadora de Mamá Godín.

Comenta