fbpx

La innegable derrota de Batres

amazon super 2

Su reacción de molestia lo mostró como un político que no sabe enfriar la cabeza para tomar decisiones

Hay una frase popular, muy antigua, de uso común, que nos recuerda que los números no mienten, las personas sí.

Y la recuerdo, porque eso es justo lo que ocurrió el lunes 19 de agosto pasado en el Senado de la República, cuando el grupo parlamentario de Morena y su aliado de Encuentro Social, eligieron a Mónica Fernández Balboa como candidata a la Mesa Directiva y dijeron no a la reelección de Martí Batres Guadarrama. Ese día los números no mintieron.

El resultado oficial fue que 33 senadores votaron en contra de la reelección de Batres, 29 lo hicieron en favor y dos votos se anularon. En total, fueron 64 votos, lo que implica que votaron los 59 integrantes de Morena y las cinco del PES.

Martí Batres asegura que perdió la reelección, porque se dejó votar a las cinco senadoras del PES. Sasil de León, coordinadora de las senadoras del PES, reveló que ella le solicitó a Batres y a Ricardo Monreal, coordinador del grupo, su autorización para que ellas pudieran votar y ambos aceptaron.

Según la senadora De León, ella y sus cuatro compañeras votaron por Martí Batres, aunque el mismo día de la votación, Antonia Cárdenas fue la única que informó su votó por Batres.

Sin contar los dos votos anulados, tenemos sólo los 33 contra la reelección y los 29 por Martí Batres. Si trazamos escenarios, veremos que los números nunca le fueron favorables a Martí Batres.

En el primer escenario, en que sólo Antonia Cárdenas dijo votar por Batres y suponemos que las cuatro restantes votaron por la no reelección, implicará que Batres tuvo 28 votos de Morena y uno del PES, lo que significa que de los 33 votos por la no reelección, 29 fueron de Morena y cuatro del PES. En este escenario, Batres perdió por un voto: 29 por la no reelección y 28 por él.

Un segundo escenario implica que Sasil de León y Antonia Cárdenas votaron por Batres. Eso implica que de los 29 votos de Batres, 27 fueron de Morena y de los 33 en su contra, 30 fueron de Morena. En este escenario vuelve a perder por un voto.

Ya en un tercer escenario, de ser cierto que las cinco senadoras del PES votaron por Batres, como informó Sasil de León en una entrevista, entonces resulta que de los 29 votos de Batres, 24 fueron de Morena, frente a 33 de Morena por la no reelección. En este escenario, Batres pierde por nueve votos.

Así, los números no mienten. El voto del PES no influyó en los resultados de la elección, porque en el escenario más extremo la diferencia fue de un voto, pero no lo benefició a él, sino a la no reelección.

Por eso es incomprensible la batalla personal que el senador Martí Batres contra su coordinador, Ricardo Monreal, porque su reacción de molestia lo mostró como un político que no sabe enfriar la cabeza para tomar decisiones y para lanzar acusaciones, como la de señalar que sus compañeros son corruptos, porque aceptaron “cañonazos”,

Y más incomprensible es escuchar de su propia boca que no se ha reunido con ninguno de sus compañeros senadores ni lo hará, pero sí ha buscado los cobijos externos al Senado, entre elementos del gabinete federal, diputados federales y activistas políticos, porque un político profesional como él debería ir a la conquista de los votos que le fueron negados, con acercamientos personales, no con apoyos de quienes no tienen el poder de votar.

Las versiones extraoficiales dicen que la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena fallará en favor de Batres, para desconocer los resultados de la votación de Morena, pero ¿de qué sirve eso? De nada, absolutamente nada, porque ni los Estatutos de Morena tienen una sola palabra sobre la vida interna de sus bancadas en el Congreso de la Unión ni los Estatutos del grupo parlamentario permiten la intervención del partido en decisiones que constitucionalmente le son autónomas.

Veremos pues esta semana un capítulo más de la pugna en Morena. Una pugna que no dejará ganador alguno, pero sí un perdedor absoluto: la institucionalidad de Morena.

Comenta