fbpx

Historias de amor en sillas de ruedas

Amazon super

Por Francisca Saavedra

No podíamos permitir que este mes del AMOR concluyeran sin contarles algunas historias inspiradoras de personas que sobreponiéndose a una discapacidad adquirida ya de adultos, no hayan intentado buscar el amor, el placer y la vida plena.

Contemos una historia de nuestros amigos del Ecuador.

Juan se fracturó la columna vertebral (se rompió la espalda) en un accidente de tránsito, cuando tenía 29 años, derrapó en una moto mientras circulaba a toda velocidad. En ese instante, su espalda se impactó contra el filo de la banqueta.

La lesión medular no le permite moverse de la cintura para abajo. Eso le impedía tener relaciones sexuales con su esposa. Le colocaron un implante peneano semirrígido y flexible, que al ser manipulado permite doblar el pene hacia arriba o abajo, para lograr una erección o flacidez.

La sexualidad es una expresión del amor. Las PcD aprovechan los avances médicos para disfrutar de una vida sexual saludable, pero implantar una prótesis semirrígida cuesta 6 mil dólares (casi130 mil pesos).

En el caso de nosotras las McD, el tratamiento es de carácter psicológico. El cerebro es el órgano sexual más grande. Las terapias te sugieren explotar otras áreas erógenas. Besar detrás de las orejas, el cuello y acariciar los senos o masajear la espalda acompañando con palabras dulces, sugestivas cargadas de sensualidad y deseo pasional.

Así lo viven Sara de 44 años, y su esposo Amando de 42, ambos con discapacidad. Se conocieron en actividades deportivas y se casaron hace dos años. A él le cautivó la fuerza de carácter de su esposa, mientras que a ella le conquistó su bondad para ayudar a quienes se movilizan en silla de ruedas. Llevan una vida sexual saludable, la creatividad les permite complementarse. Buscan ser padres de modo natural.

Carlos tiene una malformación en la columna dorsal y con su novia ira al cine y a cenar. Juan y su señora planean pasear y divertirse como lo han hecho en los últimos 20 años. Tienen una tienda de abarrotes.

Otra técnica al alcance de los hombres con discapacidad física son las bombas hidráulicas, de dos y tres componentes, con un costo de entre 9 mil y 11 mil dólares algo así como 180 y 220 mil pesos, funciona usando un líquido fisiológico estéril que llena dos prótesis inflables colocadas en el cuerpo cavernoso del pene.

Un militar en servicio pasivo que usa silla de ruedas a raíz de un accidente aéreo, recurrió a una bomba hidráulica. Se casó, se divorció y tiene un hijo de 25 años. El militar aconseja buscar métodos para vivir plenamente su sexualidad y ser felices. En su caso, su recuperación tras el accidente duró tres años e incluyó lo físico y sobre todo lo sexual, recientemente renovó las piezas del sistema hidráulico que lleva. Practica tenis y ha ganado algunos torneos nacionales e internacionales. El no cree o siente que su discapacidad lo haya limitado del todo.

El placer está en la actitud ¿no cree?

*Francisca Saavedra. Es periodista, durante 30 años trabajó en Televisa, fue corresponsal en Egipto y Australia y su última responsabilidad en esa empresa fue la Dirección de Corresponsales Extranjeros. Fue una de las fundadoras de ECO, el sistema de noticias 24 horas. A los cuatro años le dio poliomelitis (en ese entonces no existía la vacuna), y desde entonces para poder desplazarse ha utilizado muletas, aparatos ortopédicos y silla de ruedas.

Comenta