fbpx

Todos pensamos

Seguramente unos más que otros, pero todos pensamos, ¡aunque lo dude!

Por Francisca Saavedra

En esta ocasión quiero compartir con ustedes un artículo que encontré en la prensa española sobre un experimento fascinante. Y como decía Aristóteles, solamente para los que todavía están abiertos a la capacidad de asombrarse ante las posibilidades de los seres humanos y sobre todo de seres humanos que, desde su nacimiento, son etiquetados y estigmatizados como retrasados, subnormales, deficientes y otras «linduras»…

30 personas con discapacidad intelectual están filosofando, pensando, dialogando sobre la vida, verbalizando su mundo emocional, destapando su mente dormida de la cual fluyen muchos pensamientos. No esperábamos que personas con un historial de fracaso escolar y con limitaciones en su inteligencia abstracta estén filosofando en la denominada Escuela de Pensamiento Libre, fundada hace 5 años.

Es un experimento pionero en la búsqueda intelectual y vital de personas en riesgo de exclusión social y cognitiva. En esta escuela no existen profesores ni alumnos, la sabiduría solo se MUESTRA no se DEMUESTRA y se hace de manera natural, sin miedo a equivocarse, sin miedo a fracasar porque las personas nunca fracasan, son los sistemas que oprimen y devoran la fragilidad humana.

Este es el quinto curso y durante un año, el grupo de alumnos compuesto por personas con discapacidad intelectual y sus maestros también con discapacidad intelectual pensarán y disertarán sobre temas abstractos. Los que fungen como guías son llamados maestros “SOCRATICOS” ya que han sido alumnas en cursos anteriores y ahora toman el papel de maestros.

Mireia Isach Maestra Socrática de la EPL desde hace dos años. Fotos: Escuela de Pensamiento Libre

Este año el claustro está formado por 7 personas. Mireia, Maxim y Mireya, entre otros, gustan de filosofar a través de preguntas que ellos responderán y de donde surgen los diálogos socráticos de la EPL. La primera pregunta es ¿se puede pensar libremente? Mireia responde: «Yo pienso que cada uno de nosotros podemos pensar libremente, siempre con el respeto mutuo con las personas que te comunicas. El dilema te puede venir cuando tratas de imponer tu idea y llegas a manipular la mente de otras personas que, por lo que sea, no pueden pensar libremente. Entonces quitamos la libertad a esa persona. El dilema para mí es que pensar libremente es bueno, pero cuando le quitas la libertad a alguien no es bueno».

Mireya, puede realizar toda una clase de Educación en Valores utilizando ejemplos reales de dilemas morales. En la Escuela de Pensamiento Libre existe un fuego central en torno al cual nos reunimos, dice Maxim, es un fuego imaginario, pero existe y es un fuego emocional, un fuego que calienta y hace sentir a gusto a los participantes.

El objetivo de las sesiones es crear un clima de bienestar emocional NECESARIO para desarrollar la potencialidad intelectual de las personas, con o sin discapacidad. Sentados en círculo, formando un grupo humano que descubre la amistad respetando lo que las personas son y quieren ser, la amistad de las ideas y deseos compartidos.

Todo lo abstracto debe hacerse visible, dice el maestro socrático Maxim y abunda, ser libre es un derecho que tenemos todas las personas para expresarnos y actuar, sin tener en cuenta las limitaciones para participar o ser útil en nuestra actividad diaria y sabiendo que tenemos que cumplir con las reglas y leyes establecidas.

Esta escuela no enseña nada, ayuda a que todos aprendamos, el objetivo es aprender a pensar en comunidad de diálogo, en grupo. Nos inculca el hábito necesario de nuestra mente PREGUNTARNOS. Debemos hacernos preguntas para ubicarnos en la realidad, en el mundo, lo que somos para dejar de estar en un sitio ajeno. ¿Verdad que todo el tiempo nos hacemos preguntas, verdad que TODOS pensamos? SORPRENDENTE.

Comenta