Siria no es un lugar para niños

Menores de 15 años han sido reclutados por grupos violentos

Un reporte de UNICEF estima que 8.4 millones de niños –más del 80% de la población infantil de Siria– se han visto afectados por el conflicto armado, incluyendo tanto a los que están dentro del país como a los que viven refugiados en países vecinos.

“En Siria, la violencia se ha convertido en algo habitual y ha llegado hasta los hogares, escuelas, hospitales, clínicas, parques, zonas de juego y lugares de culto”, dice Peter Salama, director regional de UNICEF para Oriente Medio y Norte de África.

“Casi 7 millones de niños viven sumidos en la pobreza y una infancia caracterizada por la pérdida y privación”, señala Salama.

Según el informe titulado  “No es lugar para niños”, UNICEF detectó cerca de 1,500 violaciones graves contra la infancia en 2015.

Más del 60% de dichas violaciones fueron casos de muertes y mutilaciones debido al uso de armas explosivas en zonas pobladas. Más de un tercio de estas muertes ocurrieron cuando los niños estaban en las escuelas o de camino hacia estas.

El panorama es de crisis, pues en los países vecinos de Siria, el número de refugiados es casi 10 veces mayor al de 2012, y la mitad de los refugiados son niños. “Más de 15,000 niños separados o no acompañados han cruzado las fronteras de Siria”.

El director regional de UNICEF dice que “en cinco años de guerra, millones de niños han tenido que crecer demasiado rápido y antes de tiempo”. Y es que mientras continúa la guerra, los niños están luchando un conflicto de adultos, tienen que abandonar la escuela, y muchos se han visto obligados a trabajar o a casarse a una edad temprana.

En los primeros años del conflicto, la mayor parte de los niños reclutados por las fuerzas y grupos armados eran chicos de entre 15 y 17 años de edad, que principalmente desempeñaban un rol de apoyo, lejos de las líneas de combate. Sin embargo, desde 2014, todas las partes del conflicto han reclutado a niños a una edad mucho más temprana – de hasta siete años– y con frecuencia sin el consentimiento de los padres.

zeina_y_amiga_siriaMás de la mitad de los casos verificados por UNICEF de niños reclutados eran menores de quince años, mientras que en 2014 la cifra era inferior al 20%. Estos niños han recibido formación militar, han participado en combate o han puesto su vida en peligro asumiendo roles en primera línea como el transporte y mantenimiento de armas, la vigilancia en los puestos de control o evacuación y el cuidado de los combatientes heridos. Las partes del conflicto utilizan a los niños para matar, incluso como verdugos o francotiradores.

LOS RETOS:

Uno de los retos más importantes del conflicto ha sido proporcionar educación a los niños.

Las tasas de escolaridad en Siria han tocado fondo. UNICEF calcula que más de 2.1 millones de niños dentro de Siria y 700,000 en países vecinos están fuera de la escuela.

Por ello, UNICEF y sus aliados lanzaron la iniciativa “No lost Generation” con el objetivo de reestablecer el aprendizaje y proporcionar oportunidades a los jóvenes.

“No es demasiado tarde para los niños de Siria. Todavía tienen la esperanza de lograr una vida digna y con oportunidades. Siguen albergando sueños de paz y la posibilidad de cumplirlos”, dice Salama.

El informe hace un llamamiento a la comunidad internacional para que adopte cinco pasos fundamentales para proteger una generación vital de niños:

– Acabar con las violaciones de los derechos los niños

– Levantar las zonas sitiadas y mejorar el acceso humanitario dentro de Siria

– Garantizar 1,400 millones de dólares para proporcionar a los niños oportunidades de aprendizaje

– Restaurar la dignidad de los niños y fortalecer su bienestar psicológico

– Transformar los compromisos financieros en acciones. UNICEF solo ha recibido el 6% de la financiación necesaria en 2016 para apoyar a los niños sirios tanto dentro del país como en los países vecinos.

Comenta