5 tips para tener una tarjeta de crédito

Ten en cuenta que es un crédito no una extensión de tus ingresos

Muchas personas consideran que tener una tarjeta de crédito les da estatus y otras piensan que son una extensión de sus ingresos y no. Pensar así es un grave error, porque no siempre el que tiene más tarjetas de crédito tiene capacidad de solvencia; al contrario, puedes adquirir deudas impagables que te harán perder el sueño, tu dinero y tranquilidad.

Las tarjetas de crédito ayudan para tener un historial crediticio, para dejarla como garante en una reservación de hotel o viaje, o para sacarte de una emergencia, pero sólo si se utilizan con prudencia y consciente de tus ingresos y capacidad de pago.

A las tarjetas de crédito no hay que tenerles miedo, por eso consultamos a Kathy Quintero, representante de Resuelve tu deuda,  para que nos diera unas recomendaciones antes de decidirte adquirir una tarjeta de crédito:

1.- Piensa para qué la vas a utilizar

Identificar y delimitar el objetivo de una tarjeta te permitirá elegir el producto que mejor se adecúe a ti. Los intereses, la anualidad, la disposición de efectivo, así como otros costos y comisiones son las variables que debes acomodar a tu favor. Revisa bien los beneficios y cargos para aprovechar los que te sean útiles y cancelar los que no ocupes.

2.- Evalúa tu capacidad de pago

Las personas que cubren el 100% de las compras que realizan se les llama totaleros. Su falta de adeudos mensuales les permite buscar un plan con una menor cuota anual. En cambio, para quienes sólo pueden pagar una parte, es mejor adquirir un crédito con menor tasa de interés. En dado caso, es recomendable cubrir más del mínimo para que se note una reducción significativa en tu cuenta.

Si pagas los mínimos tu deuda no bajará y sólo estarán abonando a los intereses.

Credit card terminal (POS-terminal) for payment

3.- Averigua tu historial crediticio

Si tienes un plan de teléfono celular o adquiriste una tarjeta anteriormente, cuentas con un historial de crédito. En ese reporte aparece la evaluación de tu comportamiento de pago sobre el tipo de servicio que hayas solicitado. Un buen historial posibilita la adquisición de nuevos préstamos. Sin embargo, la ausencia del mismo o una mala calificación pueden reducir tus opciones. Existen tarjetas departamentales, para estudiantes o garantizadas que son flexibles sobre este requisito. Averigua sus pros y contras antes de elegir alguna.

4.- El CAT es importante pero no es lo único

El Costo Anual Total, mejor conocido como CAT, es una referencia que integra: tasa de interés, anualidad y comisiones de una tarjeta de crédito. Al saber qué tan caro es un servicio, podremos compararlo con otros productos. Sin embargo, se trata de una cifra promedio, por lo cual puede variar dependiendo de cada persona. La recomendación de Resuelve tu Deuda es no basar tu elección únicamente en este número, sino considerarlo en una comparación más completa.

5.- ¿Más de una tarjeta?

Actualmente existen en México 24.6 millones de plásticos en circulación. La cifra sorprende cuando contemplamos que la tasa de referencia del Banco de México (Banxico) alcanzó el 7 por ciento, después de 10 incrementos consecutivos. Estos datos son importantes porque muchos bancos usan este indicador como base para calcular los intereses. Así que, a menos que obtener este producto sea algo indispensable, es mejor adquirir otras tarjetas que tengan una tasa de interés anual fija o buscar alternativas en el mercado fintech.

Lo ideal es tener 2 tarjetas: una para gastos comunes que puedas liquidar en su totalidad cada mes y que te ofrezca beneficios por usarla, como los puntos, y otra para gastos más fuertes cuya tasa de interés sea pequeña aunque no te ofrezca beneficios.

Las tarjetas de crédito son una herramienta para administrar los consumos y planear las compras. No es una extensión de tu sueldo, ni tampoco un ingreso adicional. Por lo tanto, un uso correcto del plástico te podrá generar grandes beneficios si lo ocupas de manera moderada y responsable. No olvides que, sin importar el producto financiero, el más apropiado para ti será siempre el que mejor se adapte a tus objetivos.

Comenta