fbpx

Sospechoso confiesa que mató a Allison Bonilla

 

El sospechoso de la desaparición de Alison Bonilla, confesó que la mató y abusó sexualmente de ella.

El abogado de la familia, Rodrigo Araya, explicó que fue un crimen por obsesión.
Este caso ha conmocionado desde marzo a Costa Rica, y por fin se resolvió.

La mamá de Allison Bonilla encaró al sospechoso del crimen antes de que lo pusieran en prisión preventiva.

La prueba fue un rastro de sangre encontrado dentro de un coche. Esa fue la pieza clave para vincular al asesino con la desaparición y la muerte de la joven.

Sánchez Ureña, el sospechoso, de 28 años, conocido como Sukia, rindió su confesión a la Fiscalía.

Araya explicó que declaró que la mató y que abusó sexualmente de ella.

“Las motivaciones del crimen fueron por una obsesión sexual que lo llevó a violarla, golpearla en la cabeza y quitarle la vida.” explicó el abogado.

“Aceptó que él fue quien asesinó a Allison, argumenta en su declaración que la interceptó cuando ella venía de la parada de autobuses y se la llevó a una finca, abusó sexualmente de ella, la golpeó hasta que murió, una vez fallecida la metió en la cajuela de su carro”, dijo.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) explicó que las investigaciones permitieron establecer que Sanchez Ureña fue el último en tener contacto con Alison de 18 años.

La joven se dirigía a su casa cuando la vieron por última vez.

Comenta