fbpx

Murió en el sismo y le vaciaron su tarjeta 6 días después

Alejandra no sólo fue víctima del sismo, también de la mala entraña del ser humano

De entre los escombros también surgen los comportamientos más reprobables por una sociedad: el robo y la rapiña. Lamentablemente, en medio del dolor y la tragedia hay quienes se benefician de esto. Hay personas que hurgan y quitan piedras no para salvar vidas o rescatar cuerpos, sino para robar.

Uno de los casos que fueron denunciados fue el de Alejandra Vicente Cristóbal. Ella murió el 19 de septiembre y su tarjeta de débito fue saqueada el 25 de septiembre, 6 días después de la tragedia.

Alejandra vivía con sus padres en el edificio de cinco pisos de  Viaducto y Torreón, colonia Narvarte, que se derrumbó con el sismo. Su cuerpo fue el último que se rescató aquella mañana del 20 de septiembre.

Ella estudiaba sociología, según relató su padre Porfirio Velasco, y tenía en esa tarjeta sus ahorros, 33 mil pesos. Cuando sus padres acudieron a una sucursal del banco HSBC  para cancelar la cuenta de su hija y las tarjetas de crédito de él, se dieron cuenta de que los ahorros de Alejandra habían sido robados.

 

 

Un mala entraña los utilizó el 25 de septiembre en las tiendas de Zara y Best Buy, según el registro del banco. La primera respuesta de los empleados del banco HSBC, sucursal Parque Delta, fue que meterían la aclaración pero no garantizaban la devolución.

Fue hasta que esta noticia se difundió en los medios de comunicación, páginas web y redes, que el banco reaccionó y dijo que devolvería el dinero.

Pero, ¿y Zara y  Best Buy? Qué pasó con esos controles de seguridad, ¿pidieron la identificación de quién portó la tarjeta de débito?

Y quién la utilizó para robar, ¿por qué lo hizo?, ¿por qué buscó beneficiarse de la tragedia? Ninguna situación de precariedad justifica una rapiña tan vil.

 

Comenta