fbpx

Fiesta en Las Vegas

Life is Beautiful Festival ilumina las calles del Downtown

El arte urbano como un reestructurador del entorno social es un fenómeno que se ha presentado en ciudades tan cosmopolitas como Nueva York, donde el barrio de Hudson Yards, en Manhattan, es el hogar del High Line, una antigua vía de tren que actualmente alberga un parque y corredor habitacional en el que murales con obra de reconocidos artistas se aprecian en cada edificio y pared, justo ahí se edifica The Vessel; otro caso es Wynwood, reconocido como el distrito artístico de Miami, era un barrio industrial que vivía el deterioro antes de ser inundado por galerías y colectivos de arte que lo rescataron. Así podemos contar las historias de Soho, en La Gran Manzana,  y otras en las que más que redignificar una zona han llevado el arte a las calles como una forma lúdica de unión entre creativos y sociedad, tal es el caso del Design District, en Dubai, o el Berlin Mural Fest, realizado en la ciudad Alemana con el objetivo de impulsar a los jóvenes talentos y acercarlos a los consagrados; sin olvidar los largos y coloridos muros de Melbourne, en Australia, considerada la cuna del street art.

Así fue la historia de la zona conocida como Downtown, en Las Vegas. Sus calles albergan los casinos más antiguos y clásicos de la ciudad, pero los estragos del paso del tiempo y el surgimiento del Strip –donde se erigen los hoteles más glamorosos- fueron dejando a este cuadrante en el olvido hasta que en 2012, Tony Hsieh, propietario de Zappos, una empresa de zapatos de venta online, decidió darle una nueva vida al implementar Downtown Project, un programa en el que invirtió no sólo su tiempo, creatividad y sueños, sino parte de su fortuna, con una inversión de 350 millones de dólares. Moteles, casinos en declive y edificios abandonados fueron convertidos en espacios que dieron pie a la vida urbana contemporánea, generando 165 nuevos negocios y más de mil nuevos empleos.

Fotos Life is Beautiful Music Festival

En 2017, Hsieh creo la empresa DTP Companies para continuar el proceso de transformación, y se basó en conceptos como coaprendizaje y conectividad para conseguirlo.

En ese camino de reconstrucción, innumerables artistas urbanos hicieron lo propio, al plasmar piezas que no sólo revivieron las viejas paredes de las construcciones con un paisajismo excepcional, sino que dieron un gran pretexto a los visitantes y locales para recorrer las calles de este sector en una atmósfera contemplativa, sin prisa, absorbiendo la historia detrás de esos muros y la inspiración que se postró para ser admirada.

“Ver a niños y familias caminando en un lugar que anteriormente era bastante peligroso, ese es el progreso y estoy muy feliz por eso”, mencionó Tony Hsieh al sitio

Felicidad multisensorial          

En ese contexto nace Life is Beautiful Festival, que este año celebró su séptima edición como una fiesta de tres días en la que las expresiones creativas, convertidas en música, pintura y gastronomía, congregaron a más de 200 mil visitantes que disfrutaron de conciertos, presentados en cuatro escenarios al aire libre, con agrupaciones e intérpretes como The Black Keys, Billy Eilish, Lyl Wayne, Toto y Taylor Benett, o espectáculos como el ofrecido por Blue Man Group y fiestas que cerraron el día con la música de destacados DJ’s.  Actividades se sumaron stand-ups y talk shows, así como el Desfile del Orgullo Life Is Beautiful, que mostró su apoyo por la diversidad,

La fiesta se extendió desde Las Vegas Boulevard hasta la calle 11, donde se apreciaron las 12 nuevas obras que se suman a la oferta artística, incluyendo un mural a gran escala en 7th Street, entre Stewart y Ogden.

Estaciones de comida, mixología, instalaciones y performances, aunado a innumerables actividades que unían diversión y creatividad dieron cuenta de porqué Life is Beautiful es considerado uno de los mejores eventos en su tipo. 

Comenta