fbpx

El té más allá de una bebida

Un viaje a China fue el parteaguas en la vida de Deborah Dychter, quien descubrió las bondades del té desde que era joven, pero no imaginaba lo que la cultura de un ritual milenario sembraría en ella.

“Lo tomaba por gusto, no pensándolo en negocio, cuando tenía veinte años me empezó a interesar más y comencé a investigar qué opciones había más allá de los de manzanilla, hierbabuena y limón. Descubrí que existía la hoja de té y empecé a pedir, de ahí pedí uno verde y yo sola comencé a ponerles menta, hierbabuena, algunas frutas deshidratadas o cualquier cosa que me encontraba para personalizarlos”, recuerda de esas mezclas que compartía en casa con sus amigos y siempre resultaban un éxito.

En el país asiático se adentró al mundo de esta bebida y decidió adquirir teteras de hierro y vidrio para hacer sus experiencias personales lo más apegado posible a la tradición. Lo que no sabía es que sería el inicio de una empresa que comenzó vendiendo esos artefactos a restaurantes y tiendas de decoración, hasta llegar a El Palacio de Hierro. “Lancé mi marca, Zoma Tea Collection, quería hacer algo apegado a la tendencia del té para el alma, por lo que el lema es ‘El té más allá de ser una bebida, es un estilo de vida’. Yo lo veo como un acompañante, un cómplice de nuestras vidas; si sientes frío te tomas un té, igual si quieres más energía, así lo vivo”.

La empresa siguió creciendo y la idea de mostrar cómo utilizar aquellas teteras a través de una experiencia en vivo, dio como resultado una línea especializada. “Recuerdo que llevé los tés que tenía en mi casa para hacer la demostración y resultó que la gente estaba más entusiasmada con los tés que con las teteras, me preguntaban dónde los podían comprar, así que y armamos unas canastas para armar regalos. Posteriormente, abrí mi primera tea shop, después otras en el Centro Comercial Miyana, en Plaza Satélite y una más en la Términal 1 del aeropuerto. Comencé a desarrollar un concepto en donde la gente pudiera ir, tomarse un té, comer todo lo que quieran a base de éste, innovamos todo el tiempo en cuanto a productos, tropicalizándolos al paladar mexicano, por ejemplo tengo más de 120 diferentes tés y tisanas, helados, waffles a base de té, mezclas exóticas tea bowls, todo con ingredientes naturales”.

Su reciente aventura, luego de certificarse como tea sommelier en la Escuela Argentina de Té, es la creación de un producto que permite realizar en casa bebidas como las de una tea shop. “En 2016 entré a Cosco con el matcha, la gente lo compraba para hacer su frappé, pero no les quedaba, así que pensé en crear algo que fuera fácil y que las personas sólo le agregaran agua y quedara una bebida deliciosa”, refiriéndose a Matcha Latte, un polvo instantáneo realizado con matcha, leche y endulzado con fruto del monje.

“Yo no comencé a ser amante del té por negocio, sino al revés, y ahora es más buscado gracias a la tendencia que se inclina por lo sano y orgánico, la cual va muy bien con el té, porque tiene beneficios extraordinarios que van de acuerdo a un estilo de vida wellness, al hacer ejercicio, alimentarse bien, meditar y el buen manejo de la energía”, concluye.

Comenta