fbpx

El poder rejuvenecedor de la pitaya

Las particulares características del desierto sonorense otorgan al pitayo dulce, cactácea endémica del noroeste del país, propiedades específicas que se concentran en su fruto: la pitaya y las semillas de ésta, de donde se obtienen Omega 6 y 9, polifenoles y esteroles, convirtiéndolas en un shot de vitalidad para la piel.

Estas bondades fueron utilizadas por Cristóbal Matiella para crear el aceite de semilla de pitaya Sonora Silvestre, que debido a su composición se asemeja a los lípidos cutáneos que aportan elasticidad y lozanía a la piel, así como una potente infusión de antioxidantes.

 “El desierto de Sonora tiene la particularidad de contar con cinco estaciones a lo largo del año; los veranos son tan largos que se dividen en ‘seco’ y en ‘húmedo’. Además, se encuentra rodeado por el mar de Cortés hacia el poniente y por las montañas de la Sierra Madre Occidental hacia el oriente. Esta combinación única de factores tan peculiares lo convierte en el desierto con mayor diversidad biológica del mundo, dando origen a múltiples especies, entre las que se encuentra el pitayo dulce”, explica Matiella.

Al ser una especie silvestre, este cactus crece sólo con los nutrientes del suelo y el agua de lluvia, teniendo que esperar de 25 a 30 años para alcanzar la madurez necesaria para dar frutos, los cuales sólo crecen durante ocho semanas al año, entre los meses de mayo y junio, tiempo en el que se recolectan principalmente para consumo humano, y desde 2019 para la producción de este aceite que complementa las rutinas de cuidado personal.

 “Puede ser aplicado mañana y noche como parte de la rutina de cuidado. Recomendamos no estar muy expuesto al sol si se decide utilizar en el día”, comparte Cristóbal.

La pitaya

Se encuentra cubierta de espinas, su pulpa es color rojo sangre y contiene muchas semillas negras diminutas. El fruto es utilizado, principalmente, para consumo humano. En los últimos años ha comenzado a tomar un papel más activo como ingrediente de algunos productos gastronómicos y de belleza.

  • El aceite de semillas de pitaya puede ser utilizado como sérum nocturno o combinarlo con otros elementos para potenciar sus beneficios.
  • Mézclalo con aceites esenciales para que actúe como conductor.
  • En combinación con otros ingredientes como café y coco para hacer mascarillas y humectantes para cara y labios. 
  • También es muy bueno para reparar, darle brillo y color a la barba, bigote y puntas del cabello. 
  • Es muy recomendable para las manos, sobre todo, si están resecas.
  • Puede utilizarse para nutrir el cuero cabelludo, agregándolo al shampoo.

Comenta