fbpx

Alta costura mexicana

Influencias botánicas, siluetas que esbozan el estilo del siglo XVII y un poco de ciencia ficción fueron las referencias de Josa Silva para la reciente colección de Trista Reserve.

Las rutas que dan cuenta de la travesía que tiene que sortear una persona para encontrar nuevos destinos, formas diferentes de vivir y los retos que implica la adaptación a nuevas tierras son vistas por Josa Silva como el camino que una materia prima debe seguir para convertirse en una prenda que enaltezca el estilo de una persona. Como los seis vestidos que conforman la primera parte de la nueva colección Trista Reserve.

“Todas nuestras referencias son como estas bitácoras del biólogo, en las que va haciendo sus anotaciones de las plantas que va conociendo”, explica durante la presentación de esta nueva entrega que mantiene también el foco en la parte más básica de un diseño. “También hacemos bitácoras del patronaje de época que vamos guardando y que utilizamos para desarrollar nuevos modelos. Esto nos sirven de base, entonces al final se convierten en nuestras rutas, estas bitácoras del viaje donde vas marcando de un punto a otro a donde queremos llegar y nos apasiona”.

Además de los bordados que caracterizan el estilo de Trista, en especial con una poderosa referencia botánica, enfocada en las flores de, el creativo decidió llevar su trabajo con una visión más empírica. “Tratamos de enfocarnos al patronaje experimental con un sustento más histórico, no nada más es modelar sino que agregamos una mezcla de elementos técnicos más complejos, queríamos presentar un refresh de la marca donde se pudiera ver a través del color, a través de un no bordado, a través del patronaje y, obviamente piezas que a la gente le gusta mucho ver, porque el core de la marca es 90% prendas de ocasión y 10% un poco más cotidianas”.

El resultado fueron seis looks con un complejo desarrollo de confección, como en el caso de los bordados, para los que se  requirió “deshacer un encaje, montar en el bastidor y por otro lado deshacer una tela, hilo por hilo; después, rebordar para agregar el canutillo, la lentejuela y todos los elementos que aportan una sensación de desvanecimiento y permiten tener diferentes tonalidades, dando esa sensación de que está cambiando”.

Metamorfosis y una evolución que Josa tomó de la cinta Annihilation, protagonizada por Natalie Portman, quien da vida a una bióloga que se adentra a una tierra habitada por hermosas y mortíferas criaturas modificadas. “Es como esta especia de burbuja alienígena que tiene radiación, entonces lo que genera es una mezcla de colores, donde las plantas empiezan a mutar, a combinarse, los animales empiezan a mezclar, las plantas toman forma de humanos y todo eso lo van a ver en las texturas que generamos en los vestidos y nos ayudan a trabajar siluetas, texturas y los demás elementos que al final van construyeron la colección”.

Así como de la ciencia ficción tomó diversas referencias visuales, de igual forma lo hizo con las históricas. “Cuando me preguntan, ¿en qué te inspiras? Son muchísimas cosas al mismo tiempo: pinturas, siluetas del siglo XVII, sobre todo la parte conservadora como gorgueras, tonos monocromáticos, esa parte más puritana donde todo era más cerrado. Hay otra cosa que también van anotar, aunque es muy ligero dejo, esta figura de la mujer exploradora”.

Vestidos para mujeres versátiles, cosmopolitas y altamente exigentes, como las que portan los diseños de Trista, quienes ahora encontrarán en el showroom ubicado en Polanco, una propuesta con materiales mucho más elaborados, piezas de sastrería y una recurrente alusión a la botánica, muy enfocada en plantas y en flores, sobre todo en orquídeas”.

Jess Pacheco y el diseñador Josa Silva

Siluetas que se construyen con procesos artesanales, a las que se les permite el beneficio del tiempo, ya que “nuestro desarrollo es muy lento. Normalmente, trabajamos con moldes de demostración, aunque sea un vestido muy sencillo se hace un previo con una tela que no es la buena y nos permite conocer el cuerpo, hacer los ajustes. Son procesos muy lentos que nos dan la oportunidad de explorar el tema del patronaje, pero a la vez nos da la oportunidad de trabajar más del lado humano, porque toda la gente que está detrás va proponiendo los cambios y vamos haciendo el desarrollo”, abunda Josa con la satisfacción de llevar su barco se encamina a buen puerto, gracias a la ruta que se trazó hace años, cuando inició esta travesía hacia el mundo de la creatividad.

Comenta