Lunares, tan sensuales como mortales

Una de cada cinco personas que mueren por cáncer en el mundo, padecía melanoma.

Marilyn_Monroe_1961

“Ese lunar que tienes cielito lindo junto a la boca…”. Nada más cierto
que la estrofa de nuestro “himno” popular. Un lunar puede ser tan sensual y tentador como el que lucía Marilyn Monroe, el de la top Cindy Crawford –quizá el más famoso- o el de Eva Mendes; incluso, en los años veinte era común que las mujeres lo dibujaran cerca del labio superior como símbolo de belleza. Hasta la misma Dita Von Teese presume el suyo en el pómulo, aunque muchos aseguran que es tatuado.

Hay otros que nos desagradan tanto que extirparlos es una prioridad, pero más allá de la estética, un lunar puede ser la punta del iceberg de un gran problema. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, uno de los tres tipos de cáncer más comunes es el de piel, ya que cada año se diagnostican más de 200 mil casos de este padecimiento.

La forma más sencilla de detectarlo es poniendo ojo en los lunares. Sin embargo, aún no se les da la importancia que merecen, ya que una encuesta realizada por La Roche Posay en 23 países revela que una de cada dos personas nunca ha acudido al dermatólogo para revisarlos.

¿Y?, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? Resulta que 35 % de los casos de cáncer de piel se desarrolla a partir de un lunar existente, así que deja de admirarlos y comienza a examinarlos. Aunque la visita al especialista nunca será sustituida por una revisión casera, podemos tomar en cuenta ciertos signos de alarma.

Para saber si los que tenemos son de peligro, debemos observar “la asimetría, que se refiere a un lunar que no es completamente ovalado o redondeado; con bordes irregulares, presenta entrantes y salientes; el color, cuando vemos dentro del mismo lunar distintos tonos; el diámetro mayor a 6 milímetros, y la evolución, que se refiere a un crecimiento o cambio”, comenta Virginia Sánchez, jefe de Servicio de Dermatología Hospital Universitario HM Sanchinarro, en Madrid, y vocera de La Roche Posay.

Además de la detección oportuna, la prevención es una de las mejores herramientas contra el carcinoma o melanoma. Entre las acciones más importantes se encuentra la protección solar, aplicando bloqueadores diariamente, usando gorras, lentes y ropa que cubra brazos y piernas.

69% de los mexicanos se protegen del sol sólo cuando salen de vacaciones o en días soleados.

Quizá piensas que andar a diario en la calle mientras trabajas no es lo mismo que tumbarte en la playa para conseguir un bronceado espectacular. Error. Hasta en días nublados tu piel sufre daño solar sin los cuidados necesarios. Y cada vez se pone más difícil. Los especialistas de esta firma dermocosmética también concluyeron que “la contaminación actúa a través de los mismos mecanismos que los rayos UVA, por lo que en combinación representan un riesgo potenciado” para desarrollar melanoma; más, si tomamos en cuenta que entre 50 y 70% de los casos de cáncer de piel se debe a la sobreexposición a los rayos UVA y UVB.

Una buena noticia. Los expertos en protección nos ofrecen bloqueadores solares con fórmulas que no te dejan la cara de geisha ni dando el “charolazo”. Ya existen fórmulas con efecto seco, para niños, en mousse con color y corporales que, además, hidratan. Lo que sí debemos hacer es aplicar varias veces al día y hacerlo como una rutina, sin importar dónde estés. Lorena Lammoglia Ordiales, dermatóloga, nos da consejos básicos de su uso. Checa el video.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=TiwfPqrGLCc[/embedyt]

FACTORES DE RIESGO

  • Te expones constantemente al sol sin protección.
  • Tus lunares o pecas presentan un tamaño o color muy distinto al común.
  • Antecedentes familiares de cáncer de piel.
  • Tienes muchos lunares (más de 40).

Si respondiste que sí al menos a un factor, deberías acudir a un dermatólogo, recuerda que 90% de los casos de cáncer de piel son curables si se detectan a tiempo.

Comenta