Lava tus brochas y evita infecciones

Agua y jabón es lo que necesitas para eliminar las bacterias y residuos que se acumulan.

1213 5pc Brush Set OUT HIGH RES

Abre tu cosmetiquera, saca todo lo que hay dentro y pasa un pañuelo desechable por las paredes internas. La suciedad que ves es lo que aplicas en tu piel limpia cada día a través de las brochas y esponjas con las que te maquillas. ¿Sorprendida?

Pues no sólo es el residuo del maquillaje lo que se acumula. La grasa de la piel que se adhiere a las cerdas mientras te retocas junto con el polvo y la contaminación generan el mejor hábitat para que los gérmenes y bacterias se desarrollen, los traspases a tu piel y de ahí a los cosméticos, lo que crea un círculo poco saludable.

Por ello, así como el cepillo de dientes, tus herramientas de maquillaje y cosméticos son personales, mucho más si tienes la piel sensible.

Aunque lo idóneo sería lavar tus brochas después de cada uso, sabemos que es complicado en la rutina diaria invertir 5 o 10 minutos más a esta tarea, sin embargo te recomiendo hacerlo al menos cada semana para evitar el riesgo de contraer alguna infección. También puedes recurrir a las esponjas desechables para aplicar bases líquidas, productos en crema como perfiladores e iluminadores o el polvo sellador, mismas que irán a la basura tras su uso.

MX-Liquid_Soap-8oz-peppermint

LAVARLAS ES MUY SENCILLO:

  • Algunos maquillajes contienen fórmulas que son a prueba de agua y de larga duración, si le sumas que tienen la grasa de tu rostro, necesitarás jabón para despegar los residuos. Existen productos especiales para este fin, en lo personal utilizo jabón líquido para trastes (su función es disolver la grasa, así que resulta muy bien siempre y cuando tus brochas sean de buena calidad) o el jabón líquido de Dr Bronner’s, que es ecológico.
  • Humedece tu brocha, pon sobre la palma de tu mano una gota de jabón. Pasa las cerdas en forma de zig-zag en la misma dirección que están pegadas. No se trata de deshacerla, es un ligero masaje y deja que la espuma haga el resto.
  • Enjuágala bajo el chorro del agua fría, ten cuidado de colocarla hacia abajo para evitar que la presión deforme las cerdas.
  • Retira el exceso de agua con tus manos y ponla sobre una toalla seca de forma horizontal. Déjala hasta que esté completamente seca.
  • Sacúdela un poco y estará como nueva.
  • Por supuesto, la cosmetiquera también debe lavarse, de lo contrario no sevirá de mucho tener impecables tus herramientas.

EVITA: Algunas personas recomiendan remojarlas en agua tibia con jabón. Yo lo hice alguna vez y la brocha se deformó al sostener su mismo peso; además, sumergirla por largo rato humedece el pegamento y puede desprender las cerdas o arruinar la madera del mango.

OPCIÓN 2: Existen productos que se utilizan para una limpieza rápida diaria, tienes que rociar la brocha y pasarla por una toalla limpia hasta que elimines todo el maquillaje. Aunque no quiere decir que te salvas de lavarlas, puedes alargar la limpieza profunda a 15 días.

 

MAC COSMETICS

CLINIQUE

85010_highres

 

Comenta