fbpx

Jóvenes con acné sufren ansiedad, depresión o aislamiento

En México 80% de los adolescentes, entre 11 y 22 años, padece algún grado de esta enfermedad.

Lo que conocemos como acné moderado es consecuencia del cambio hormonal que se da en la etapa de la adolescencia: aumenta la secreción sebácea, el folículo piloso se tapa y en conjunto con las bacterias generan un grano o espinilla. Existen otros factores que también contribuyen a la aparición de las lesiones como el síndrome premenstrual, el embarazo, estrés y fatiga, mismas que ocasionan sobreproducción de sebo y la proliferación bacteriana.

“El acné en los adolescentes puede presentar diferentes grados de severidad, desde algunas lesiones ocasionales, hasta otras muy inflamadas y extensas. Esto puede afectar su confianza, sobre todo si no se han tratado el acné y lo tienen durante muchos años. Nuestros jóvenes pacientes normalmente ‘maltratan’ sus granos y esto puede dejarles cicatrices. La intensidad varía dependiendo de la época del año. Es mayor en otoño”, indican expertos de La Roche-Posay México, a través de su sitio web.

En el país se registran aproximadamente 700 mil casos, alcanzando a 80% de la población joven, y 70% de los pacientes pueden desarrollar algún tipo de trastorno de personalidad como ansiedad, depresión, aislamiento y, sobre todo, baja autoestima, según información del laboratorio farmacéutico CICSAPI, el cual recientemente lanzó la campaña #bájalealacné para orientar a los adolescentes sobre cómo prevenirlo.

“Para los jóvenes, el acné es un tema serio por lo que estamos convencidos que se debe enfrentar ofreciendo tratamientos efectivos y de calidad que garanticen resultados reales y que no compliquen la salud de los pacientes. Creemos que debe aumentar la información para que jóvenes y padres de familia sepan cómo afrontar el tema y así evitar que esta afectación deje huellas físicas y emocionales” asegura Arturo Escalante, director general de CICSAPI.

 

Te compartimos las recomendaciones de El Hospital General de México para disminuir los riesgos:

  • No aplicar cremas o maquillajes grasosos en la cara y evitar el empleo de mascarilla o remedios caseros.
  • No manipular las lesiones, ya que pueden dejar manchas y cicatrices residuales. Está contraindicado que los afectados se expongan al sol sin protección mientras se encuentren con tratamientos exfoliantes.
  • Evitar la ingesta de vitaminas del complejo B, ni corticoesteroides u hormonas que puedan empeorar el cuadro clínico.
  • Para casos de acné leve, se recomienda el uso de fármacos antibacterianos y queratolíticos como la neomicina y el retinol como la Vitacilina, que es utilizada en el tratamiento de infecciones bacterianas superficiales de la piel.

Infografía-ACNE 1

Comenta