El nuevo paraíso de las ostras en la CDMX

Ostiones, almejas, kampachi y una cuidada selección de frutos marinos forman parte la nueva Barra de Mar del restaurante Cascabel, de la chef Lula Martín del Campo, donde se ofrecerá un menú para chuparse los dedos.

Lobina con cola de res, nage de azafrán.
Lobina con cola de res, nage de azafrán.

 

A los ya conocidos platillos que la chef Lula Martín del Campo sirve en su restaurante Cascabel, ubicado en Park Plaza, en Santa Fe, los cuales remiten a las preparaciones de hogar como las albóndigas o el pollo enmolado, se le suman ahora frescas preparaciones del mar.

El chef Drew Deckman viajo desde el Valle de GUadalupe para cocinar con la chef Lula Martín del Campo.

“Cascabel acaba de cumplir un año en abril y hay que evolucionar, estar siempre vigente. A mí me encanta la barra de mar, me encanta comer ostiones, almejas, los crudos siempre me han gustado muchísimo, pero primero hay que tener los clientes porque es producto tan delicado, por eso decido meter la barra de mar”, asegura esta talentosa cocinera mexicana.

Cocido de mejillones, camarones, chorizo y acamayas arcoíris.

Así que si deseas combinar un poco de gastronomía típica nacional, que enaltece primordialmente los productos base de la alimentación mexicana (frijol, maís y chile), con preparaciones que te llevarán de un bocado a las aguas de Ensenada (sitio de donde mayormente llega su materia prima) sólo tienes que acudir a Cascabel.

Crudo de kampachi.

“Este menú va a estar fijo hasta que dure el producto, pero la idea es que se quede, los ostiones vas a ser de criadero, así que van a estar siempre. Las almejas cambian según la temporada y los crudos a veces habrá jurel, kampachi, el chiste es que haya variedad de materia prima que me está llegando de Baja California y quizá trabaje con otros proveedores de Sinaloa”.

 

 

 

Además de recibir apapachos con la comida, los tendrás del equipo que conforman este cálido restaurante, reflejo de la personalidad de Lula, quien valora tanto al que se sienta en sus mesas como a aquellos que hacen posible cada plato que se sirve.

“El llegar con mi equipo de trabajo a donde volteamos a ver para el mismo lado y queremos crecer, y entendemos lo importante que es que nos valoren primero como personas y luego como profesionales es algo que nos enorgullece mucho, para mí llegar y estar con ellos y pasar la parte de antes del servicio y después, no te cansa”.

Comenta