Ya nos toca

Las personas con discapacidad también son productivas

Por Francisca Saavedra

Dentro de nuestros derechos está el de vacacionar o tomar un descanso en un lindo lugar, pero ¿tendrá los espacios que necesitamos: rampas, sanitarios adaptados, duchas sin tina entre muchas otras adecuaciones? Tal vez. Quizás lo que no haya sea dinero suficiente para darnos el gustito.

Recientemente se celebró en la ciudad de Puebla un encuentro sobre Turismo Accesible. ¡Uy!, qué lindo, sería maravilloso contar con los sitios que permitieran, sobre todo a los que usamos una silla de ruedas, el libre acceso. Pero aun no.

Mientras los hoteles y centros turísticos arreglan sus instalaciones, tenemos el tiempo suficiente, para buscar un empleo, trabajar hasta lograr vacaciones, pero sobre todo ahorrar el dinero necesario para el dichoso paseo, a menos que la familia sea rica. Pero como estamos seguros de que hay que trabajar sigamos insistiendo con nuestra aportación.

Decisión, compromiso, voluntad, PUNTUALIDAD, higiene y buena presentación, hay que hacerle notar al empleador que tenemos mucha determinación, una gran ACTITUD y deseos de capacitarnos para obtener el empleo. Espero hayas notado que no solo pedimos que nos den una oportunidad, sino que les estamos dando nuestras mejores características y nuestras más grandes cualidades.

Ahora pongámonos en actitud negativa, viendo el verdadero panorama desolador. Si no hay trabajo para otros, tal vez mucho menos para una PcD. Que no se te cierre el mundo, ¡¡vamos, no te rindas!!

¿Qué hay del autoempleo? Si, ¿sabes que cosas haces muy bien y puedes hacerlo para los demás? Por ejemplo cuidar un bebe. En EU el o la cuidadora va a domicilio a cuidar al bebe, tú puedes estar pendiente del pañal y la mamila o hacer la tarea con los nenes de primaria de tu vecindario. ¿Sabes tejer o bordar, cantas -cuando menos entonadamente? Tú puedes ofrecer tu tiempo y tu espacio. Estoy muy segura que vives en un lugar en donde los adultos mayores van a charlar gustosos contigo para que vigiles que tomen sus medicamentos mientras la fuerza productiva de la familia va a trabajar.

O como en Chile, país hermano, debamos insistir en obtener los permisos de taxis para que los operen PcD o los familiares que los tienen bajo su cuidado. Tal vez no todos puedan conducir un automóvil pero algo así nos permitiría trabajar y lograr una mayor independencia y una integración real en la sociedad. Estos permisos serían una forma de inclusión laboral ya que no siempre es fácil para una PcD encontrar un empleo. Manejar un taxi puede ser una muy buena alternativa para trabajar por cuenta propia, con cierta flexibilidad y autonomía y en la que la discapacidad no debe ser una barrera.

Seguiremos insistiendo en generar oportunidades laborales para PcD o como dicen en el barrio, échele una pensadita a ver qué otra cosa se le ocurre a usted, ya sabe que dos cabezas piensan mejor que una.

Comenta