¿Verías un juego de siete horas?

Porque eso fue lo que duró el encuentro en el que los Dodgers se impusieron a los Red Sox por la Serie Mundial.

Es el juego más largo de la historia de la MLB.

Las 7 horas y 20 minutos más largas, angustiantes, tensas pero sobre todo emocionantes en la historia de los Dodgers de Los Angeles y porqué no decirlo de la Serie Mundial en toda la historia. El pelotero Max Muncy ya había coqueteado con volarse la barda en su turno anterior, pero tras pararse en la caja de bateo en el cierre de la entrada 18, su batazo terminó detrás de la barda y fue el cañonazo con el que el conjunto angelino venció 3-2 a los Medias Rojas para terminar con un guión digno Hollywood.

Con información de Milenio, MLB y twitter.

Comenta