Mujeres empoderadas

unnamed-6

Muchas veces parece que ser una mujer buena está peleado con ser una mujer inteligente. Cuando nosotras luchamos por nuestros derechos, por sobresalir, por lograr nuestras metas; cuando no les permitimos a los demás que nos falten al respeto, que nos pongan el pie, entonces, somos tachadas de histéricas, de violentas, de viscerales.

Cuando una mujer de negocios come o cena con un empresario o un político, entonces es una golfa que seguramente se acostó con él pera lograr un puesto; cuando denuncia algo que está mal o es injusto, entonces seguramente está -en sus días-; cuando exige que se cumplan los acuerdos, entonces es una controladora. Si no puede estar en su casa todo el día cuidando a sus niños porque está trabajando, entonces es una mala madre. Y si no renuncia a sus derechos y por el contrario lucha por ellos, es una loca histérica.

Si. Es una realidad que vivimos en un mundo que todavía le pone a las mujeres muchos retos, y que entre nosotras, muchas veces, no nos apoyamos y hacemos que los retos sean más complicados.

Y si. Es machista que tachen de histérica o violenta a una mujer por ser aguerrida, empoderada, exigente. Por pedir lo que quiere, por trabajar por sus sueños y por no renunciar a sus derechos.

unnamed-5

Por todo esto, la revista Forbes juntó a las más poderosas del 2016, a las que han sabido esquivar todas esas fronteras para llegar muy alto y posicionarse como las mujeres más influyentes y poderosas del mundo, como la periodista Denisse Dresser quien habló sobre como somos juzgadas las mujeres fuertes, que luchamos por lo que deseamos y denunciamos lo que no nos parece justo. “Como este país ve a sus mujeres y como trata a sus mujeres, y como la legislación no las protege, y la policía no les cree, y las instituciones no las arropan y somos calificadas como histéricas, hormonales, vicserales, en mi caso -malcogida-, deshonestas, porque exigimos poder y nivelar un terreno de fuego que no es parejo.”

Denise-Dresser

Agregó que decir que hombres y mujeres compartimos el poder es muy sofisticado. “Somos pocas. Somos una minoría social y política. Debemos construir y compartir el poder de decisión entre las mujeres primero, desde las trabajadoras domésticas hasta las ministras. Una sola gobernadora en todo México no es compartir el poder. Los mundos entre los hombres y las mujeres aún están muy separados.”

Entre las participantes estuvieron Claudia Ruiz Massieu, secretaría de Relaciones Exteriores; Randi Zuckerberg, Fundadora y CEO de Zuckerberg Media; Lakshmi Puri, directora ejecutiva adjunta de ONU Mujeres; y Erin Brockovich, consejera legal.

Todas ellas señalaron que sigue siendo difícil para las mujeres llegar a la cima, y muchas veces porque entre nosotras no nos apoyamos. “Las mujeres somos muy duras unas con otras. Quizás porque creemos que hay pocos espacios. Nos criticamos la ropa, el peso, el galán, pero nos apoyamos cuando nos damos cuenta que llegamos más lejos si vamos juntas.” Dijo Blanca Treviño, Preaidenta y CEO SOFTTEK

Blanca-Treviño

La Secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Patricia Mercado, comentó que los hombres llegan lejos porque se apoyan, y a veces a las mujeres nos cuesta apoyarnos. “El poder lo mido como la facultad de tomar decisiones que sabes que afectan la vida de otros,” aseguró.

Patricia-Mercado

Uno de los momentos más esperados fue cuando habló la consejera legal, Erin Brockovich, quien realizó toda clase de chistes relacionados con Julia Roberts y su personaje en la película que lleva como titulo su nombre. Pero también habló de los puntos más importantes para lograr lo que deseamos.

“Siempre hay muchas quejas y pocas soluciones. Lo que hay que hacer es ver lo que hay, con qué podemos trabajar y qué podemos hacer con eso. Ver la imagen completa y entender en qué podemos ayudar a otros.” Dijo.

unnamed-3

Habló también sobre ciertos valores que son básicos para triunfar, como la honestidad. “Las mentiras no se permiten porque las mentiras lastiman el alma. Hay que aprender lo que la decepción te hace a ti y a todos los que amas. Cuando ya no puedes creer en lo que alguien dice, cuando la palabra no vale, entonces se pierde todo. La confianza es la posesión más preciada que tenemos.” Aseguró.

Sin duda alguna fue un evento inspirador, cuyo principal objetivo es transformar ideas y experiencias en mejores prácticas de empoderamiento para que las mujeres aporten cada vez más a este maravilloso mundo, no con el fin de ser feministas sin rumbo, sino con el fin de crecer juntos, en la misma dirección.

unnamed-2

 

 

Comenta