Moches, la partida presupuestal más peleada por los políticos

La ceguera cómplice de los moches

Por Leticia Robles de la Rosa*

Francamente, el mote que le pusieron, Moche, me desagrada mucho, pero es parte de la sabiduría popular para referirse a una de las prácticas de corrupción que se hacen en este país, no sólo por los políticos, sino por millones de servidores públicos y particulares, a lo largo y ancho del país.

Esta semana, el Moche será la nota en el proceso legislativo del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), que entra a su fase final, porque debe estar aprobado a más tardar el 15 de noviembre.

Como se trata de un PEF con un recorte millonario, que afecta a absolutamente todos los sectores, la lucha política por cada centavo será intensa, porque las prioridades de este país son muchas.

Y para lograr que nuestros comprometidos y preparados diputados federales hagan el favor de aprobarlo, pues la Secretaría de Hacienda se tendrá que “mochar” para que los legisladores puedan obtener su “moche”, en sus comunidades de origen, para tener en sus manos, además de dinero, el poder sobre autoridades y particulares.

Hace dos semanas, desde la tribuna del Senado, el panista Ernesto Cordero, ex Secretario de Hacienda, reveló que este año el fondo de los Moches para los diputados federales será de 33 mil 686 millones de pesos.

Detalló que la Ley de Ingresos aprobada ya por el Congreso de la Unión, incluye 51 mil 300 millones de pesos adicionales a los propuestos por la Secretaría de Hacienda.

“Los 51 mil 380 millones de pesos están plenamente sustentados y no es opinión de la Secretaría de Hacienda, sino la opinión de los expertos tanto nacionales como internacionales, que puedan ser o puedan no ser, pues efectivamente el pronóstico económico no es preciso en ninguna parte del mundo.

ernesto-cordero“De esos 51 mil millones de pesos, siete mil 442 los ejercerá Pemex, cuatro mil 314 serán al pago del servicio de la deuda, cinco mil 300 se irán a los estados y municipios, a través de participaciones y aportaciones y 430 millones irán a los fondos de estabilización. Estos son gastos ineludibles y están plasmados en la Ley.

“De estos 51 mil 380, cuando le quitamos estos rubros, van a quedar 33 mil 686 millones de pesos; esa es la bolsa que se van a repartir en la Cámara de Diputados; 33 mil 686 millones de pesos. Aquí se ha dicho, con toda razón, que el presupuesto de egresos que enviaron este año es austero y efectivamente tiene 270 mil millones de pesos menos que el año 2016 y se cortaron partidas y programas sensibles para lograr el bienestar, la equidad y el desarrollo del país”, precisó Cordero.

Se trata de 33 mil 686 millones de pesos que los diputados federales se distribuirán por partes iguales, según la explicación de lo que ocurre cada año en San Lázaro, pero que no está en ninguna ley de este país.

Eso implica que cada uno de los 500 diputados federales recibirá 67 millones de pesos para que pueda ofrecerlos a los presidentes municipales, a fin de apoyar obras y servicios, a cambio de que el alcalde se moche con un porcentaje para el diputado, y así todos contentos.

Hace tres años, los panistas, que han demostrado ser muy buenos para balconearse, mostraron a todo el país su afición a los Moches, justamente por el poder económico y político que implica; sin duda que los alcaldes tienen que tratar muy bien al diputado para que le suelte el dinero, y eso es poder.

¿Qué podemos hacer? Nosotros en lo individual nada contundente. Jamás veremos en el PEF una partida que diga: fondo de moches; jamás escucharemos a un diputados decir públicamente: “a mí me dieron tanto dinero para los moches”, porque se trata de un juego que todos juegan y donde todos hacen como que no ven nada. Es una complicidad.

Complicidad de Hacienda que accede a que los diputados federales se inventen 51 mil millones de pesos adicionales, agarrados por alfileres, a cambio de que una parte de ese dinero se vaya para los moches. Complicidad de los senadores, que aprueban ese incremento, a cambio de que los diputados no hagan olas.

Complicidad de priistas, panistas, perredistas, verdes, morenos y demás partidos que tienen representación en la Cámara de Diputados, donde todos hacen uso de estos derechos extraoficiales.

Venderse mediáticamente como impoluto es redituable, pero demostrarlo en los hechos es imposible, Y eso lo volveremos a ver entre hoy y el 15 de noviembre.

Leticia Robles de la Rosa

*Leticia Robles de la Rosa: Es periodista y experta en los temas de Educación, Política , Elecciones y Congreso de la Unión. Actualmente cubre la información en el Senado de la República y es una reportera de Primera Plana.

 

Comenta