fbpx

Dime por quien votas y te diré quien eres

elecciones-mexico

Sin duda las elecciones de un país dicen mucho de su gente, y éstas dijeron que su gente, está harta de sus gobernantes.

Es inverosímil la irresponsabilidad mostrada de los miembros políticos, la ausencia de ideología y propuestas, y la inmadurez de nuestra democracia.

Durante las campañas, los partidos le dieron más peso a los mercadólogos que a los ideólogos, no habían propuestas, es más, en el caso de la elección para la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, parecía que ni siquiera entendían lo que es una Constitución. Y en general, casi nadie se atrevió a decir con claridad sus planteamientos ni cómo alcanzarían las metas prometidas. Los candidatos se dedicaron a desprestigiar a sus contrincantes, y a distraer con chavas enseñando todo menos compromisos.

unnamed-45

La jornada de ayer parecía un juego de kinder en donde  sin el menor respeto a los ciudadanos, la mayoría de los candidatos se declararon ganadores absolutos. Parecía burla, todos “a la rebatinga,” cual López Obrador en sus tiempos de “voto por voto,” o cual coach espiritual aplicando la fuerza del decreto: “yo gané, yo gané. En positivo y abierto a la luz. Yo gané”

unnamed-44

Preocupa también que en la Ciudad de México votó sólo el 28.5% de la gente, es decir, según el PREP, menos de 3 de cada 10 habitantes acudieron a las casillas a emitir su voto. De ese total, 8.4% optó por un candidato independiente, mientras que 7.7% prefirió anular su voto. Parece que hemos tirado la toalla y ya no creemos en nadie. Bueno, tal vez en el bombero que fue el único independiente con una curul, el líder del sindicato de bomberos de la Ciudad, Ismael Figueroa. Pero en general, han sido elecciones apáticas en donde con una abstención de 71.7%, los capitalinos manifestaron su voto de desdén, bien dicen que el silencio también es una respuesta.

abstencionismo

Lo que más indigna, es que a pesar del nivel de corrupción, la falta de credibilidad y el claro desgaste de los ciudadanos que ya no queremos vivir en una política tan cínica, nos hemos convertido en una de las democracias más caras del mundo. Más de 22 mil millones de pesos invertidos en… Nada.

¿Qué va a pasar en el 2018? Necesitamos propuestas reales, necesitamos menos gasto y más consistencia, necesitamos segundas vueltas si no queremos que nuestro próximo Presidente gane con menos de un tercio de la votación. Y necesitamos volver a creer.

images

Comenta