fbpx

3 días en Mayo

«La función del arte es edificar, reconstruirnos cuando estamos en peligro del derrumbe», Sigmund Freud.

 

TRES DIAS EN MAYO

 

El foro principal del Centro Cultural Helénico abre agosto con el estreno de Tres días en mayo, de Ben Brown.

Es una magnífica puesta en escena dirigida por Lorena Maza. Un fragmento decisivo en la vida del mundo que giró la ruta de la Segunda Guerra Mundial en el cual Winston Churchill al mando de Gran Bretaña le da la cara al atroz paso de Alemania en Europa.

Es una obra que habla de la convicción ética del mandatario inglés y las contrariedades a las que se enfrenta. En ella somos testigos del ejercicio del poder y sus posibilidades.

Inicio esta crítica con la frase de Freud porque durante mi experiencia en las butacas todo el tiempo venía a mi mente la pregunta del para qué del arte.

Porqué poner una puesta circunscrita en la Segunda Guerra Mundial, pues porque en ella el autor narra la rabia con que el primer ministro inglés decide defender a la población, pero también es un manifiesto de postura de estar en el mundo y de ser consecuente con lo que se tiene por cierto como ciudadano comprometido con su entorno.

El entorno de los ciudadanos mexicanos es lastimoso y alarmante. Es así que respondo el porqué hablar de 3 días en Mayo de 1940 en Inglaterra, pues porque en México en 2016 nuestras posibilidades son pobres, pero con ellas hay que hacer girar a la historia venidera.

Es nuestra labor como espectadores de ser actores y es a lo que apuesta este extraordinario trabajo teatral. Felicidades a la directora Lorena Maza por llevar la batuta en un tremendo esfuerzo de equipo de primer nivel.

Sergio Zurita como Winston Churchill está estupendo, con un estudioso y bien logrado trabajo escénico. Enhorabuena también a Fernando Bonilla como Secretario del Primer Ministro, quien entendiera bien la personalidad entrañable de este personaje. Se agradece que en su andar sobre las tablas donde apreciamos su trabajo como director con mayor frecuencia, ahora nos brinde la oportunidad de disfrutar su regia facultad actoral.

Luis Miguel Lomban como Neville Chamberlain hace notorio su trabajo de mesa en cuanto a comprensión de la participación histórica del ex ministro, y gracias a ello desarrolla un personaje dolido, angustiado y decidido.

Este trío es acompañado en escena por José Carlos Rodriguez como Lord Halifax; Pedro Mira, como Clement Attlee; Miguel Conde como Arthur Greenwood, Nicolás Sotnikoff como Paul Reynaud y Juan Carlos Beyer como el General Dill.

El diseño de escenografía es una joya, a cargo de Sergio Villegas y Edyta Rzewuska, al igual que la música de Jordi Bachbush. La animación multimedia de Jorge Medrano es arriesgada y precisa. Otros miembros del equipo creativo son Leonor Quijada y Pepe Valdés.

Teatro Helénico hasta el 25 de septiembre de 2016

#YoVoyalTeatro

Comenta