¿Eres productivamente enfermo?

 

En México 35% de los profesionistas se consideran workaholics, cruzando la delgada línea entre la actitud productiva y la actitud compulsiva.

 

 

Haciendo una estimación con la esperanza de vida del mexicano, tenemos que, según la OCDE, México es el único país (de los 34 que la conforman) que no rebasa los 75 años de vida estimados, señalando una media de 80.5 años entre los demás países; por tanto un mexicano que trabaja 10 horas al día, dedicaría 22 años por completo al trabajo. ¿Dentro de tu plan de vida se encuentra destinada una tercera parte de tu existencia detrás de una computadora?

Erika Villavicencio-Ayub, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, afirma que casi 85% de las empresas en México recompensan ese trastorno ocupacional, volviéndose un comportamiento tóxico y que equivocadamente pareciera que es beneficioso tener gente demasiado trabajadora, sin distinguir la importancia entre ser adicto y ser productivo.

“Una actitud compulsiva por el trabajo no siempre resulta productiva, al contrario, puede traer otras consecuencias sicológicas y de salud a quien lo padece”, afirma Fernando Rosales Collignon, experto en problemas de actitud en las empresas. De igual modo explica que ser “workaholic es un problema de actitud en los empleados, que puede desembocar, incluso, en depresión”.

En ocasiones el trabajo, más que una actividad laboral, es el refugio de muchas personas con problemas económicos y personales, que desafortunadamente no pudieron alinear su desarrollo profesional con sus valores y anhelos personales, lo cual también repercute a largo plazo en la productividad de una empresa. Según la OCDE, las enfermedades mentales como la depresión, cuestan a sus países miembros hasta 4% del PIB.

Ante este panorama, existen alternativas que pueden prevenir la adicción al trabajo y generar una vida laboral y personal totalmente equilibrada:

 

1. Haz un alto y piensa en tu vida: Los cambios importantes son el resultado de decisiones conscientes y deliberadas. Comienza haciendo un alto para analizar tu vida y pregúntate si eres feliz, si estás haciendo lo que te apasiona y cómo es la relación con tu familia.

2. Identifica cuál es el rumbo que has seguido hasta ahora: Tu estilo de vida, tu trabajo, tus aficiones, tus actividades diarias, ¿hacia dónde te están llevando? ¿Qué quieres alcanzar?

3. Determina si ese rumbo coincide con tus anhelos más profundos: ¿Qué es lo que más anhelas? ¿qué es lo que te apasiona? ¿cómo quisieras vivir? El rumbo que hasta ahora has seguido, ¿coincide con esos anhelos? Muchas personas viven prisioneras de sus circunstancias sin caer en cuenta de que en sus manos tienen el poder de vivir como deseen.

4. Reconoce cuáles son los cambios que debes hacer para que coincida: Determina qué actividades debes dejar, cuáles debes adoptar y qué relaciones debes reforzar.

5. Decide hacer al menos un cambio pequeño todos los días: Vivir en un estado de motivación y felicidad continuo no depende de tus circunstancias, sino de las decisiones diarias que tú tomas para alinearlas hacia el rumbo que quieres seguir.

6. No te quedes estático: Explota tus virtudes y habilidades, practica deportes o cualquier actividad física que sirva como distractor y canalizador de energía.

7. Aprende a balancear: Los problemas de trabajo se resuelven dentro del horario de trabajo y los problemas de casa no se llevan a la oficina; es una ley de vida. Es importante utilizar talentos y habilidades propias no sólo para generar los recursos económicos, sino también para mantenerse sanos mentalmente y desarrollarnos en un ambiente ideal.

En la actualidad para que un negocio sea exitoso y fructífero, los índices de productividad deben de mantenerse a raya e incluso superarse, y el hecho de tener colaboradores adictos al trabajo no quiere decir que proyecten los resultados de productividad deseados, de ahí que existan empresas como SEA Innovación, que ayuda a aumentar la productividad de organizaciones a través de reforzar las habilidades de liderazgo y desarrollar la actitud de sus colaboradores.

 

 

Comenta