Un café que crece en el Himalaya

La nueva colección Nespresso Exclusive Selection presenta Grands Crus provenientes de Tanzania y Nepal, dos cápsulas de orígenes totalmente improbables que se producen para restaurantes que tengan una cocina capaz de exaltar las características del café.

El Kilimanjaro, una de las montañas más deseadas por los alpinistas, tiene el pico más alto de África, una majestuosa obra de la naturaleza, que ahora también encantará a los amantes de la gastronomía, gracias a los granos de café que crecen en sus laderas, en Tanzania, lo cuales dan vida uno de los dos más recientes lanzamientos de Nespresso Exclusive Selection: Kilimanjaro Peaberry y Nepal Lamjung.

Los chefs Jonatán Gómez Luna, Josefina Santacruz, Javier Plascencia y Guillermo González Beristáin.
Los chefs Jonatán Gómez Luna, Josefina Santacruz, Javier Plascencia y Guillermo González Beristáin.

Para el lanzamiento de estos nuevos Grands Crus la firma organizó una noche de sabores excepcionales con la presencia de los chefs Jonatán Gómez Luna, Javier Plascencia, Guillermo González Beristáin y Josefina Santacruz, quienes prepararon una experiencia culinaria en torno a estos cafés destinados al fine dining.

“Estamos lanzando estos cafés que son unas joyas, así que arrancamos con el programa de embajadores que es una forma que tenemos de unirnos con los mejores chefs. Nosotros somos expertos en el tema pero quién mejor que un chef es experto en crear platillos maravillosos y maridajes para hablar del potencial de nuestros cafés”, comentó Carlos Oyanguren, director de Nespresso México.

Kilimanjaro Peaberry es un café con notas cítricas, ya que los granos son muy pequeños y sólo cinco de cada 100 logran estas características que dan las notas de piña, mango y bayas, en un tueste medio.

Por otro lado, Nepal Lamjung “de un origen improbable, porque el café normalmente crece entre los trópicos de Cáncer y Capricornio, en climas muy húmedos, pero Nepal está a las faldas del Himalaya, es muy frío y no crece el café ahí, sin embargo, en el valle donde crece este Grand Cru recibe suficiente sol durante el día -que ayuda al crecimiento óptimo de la planta-, las noches son muy frescas, lo que nos ayuda a que el grano de café madure uniformemente, es más intenso en aromas a pan tostado y cereales”, comentó Regina Fernández, experta de Nespresso.

Comenta