Trump no resiste la presión y pone fin a la separación de las familias migrantes

Melania Trump e Ivanka influyen en la decisión

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump firmó la orden ejecutiva que pone fin a la separación de familias de migrantes en la frontera. “No me gustaba ver a las familias separadas”, dijo.
Trump admitió que su hija Ivanka y su esposa Melania tenían sentimientos muy fuertes sobre el tema, por eso escuchó sus puntos de vista.
Luego de que el presidente de EU firmara la orden, su hija Ivanka escribió esto en su cuenta de Twitter:
“Gracias @POTUS por tomar acción crítica terminando la separación familiar en nuestra frontera. El Congreso debe ahora actuar + encontrar una solución duradera que sea consistente con nuestros valores compartidos; los mismos valores que muchos vienen aquí buscando como se esfuerzan por crear una vida mejor para sus familias”.

Trump dijo en un mensaje a la prensa que la orden ejecutiva resolverá el problema de la separación familiar. “Mantenemos a las familias unidas”, dijo, pero no terminará con su política de “cero tolerancia” a la migración ilegal.
“Sigue siendo una tolerancia cero. Tenemos cero tolerancia para las personas que ingresan ilegalmente a nuestro país”, afirmó.
“Estamos firmando una orden ejecutiva (…) Se trata de mantener a las familias unidas, al mismo tiempo que estamos seguros de que tenemos una frontera poderosa y muy sólida”.
“No me gustaba ver la separación de las familias. Es un problema que se ha prolongado durante muchos años, muchas administraciones”, señaló Trump.

Un periodista presente en la Oficina Oval le preguntó si su hija Ivanka Trump le había mostrado fotos de niños separados de sus familias.
“Ivanka tiene sentimientos muy fuertes. Mi esposa se siente igual al respecto. Yo también lo siento fuertemente. Creo que cualquiera con un corazón lo sentiría con fuerza. No nos gusta ver familias separadas”, respondió el presidente.
Datos oficiales estiman que 2 mil 342 niños migrantes han sido separados de sus familias en la frontera con México en tan solo seis semanas por la aplicación de la política de ‘tolerancia cero’, que implica tratar como criminales a los indocumentados que entran al país.

Comenta