fbpx

¿Qué se requiere para que un alimento sea 100% orgánico?

Hay una gran diferencia entre producir de manera orgánica un alimento y que éste tenga un origen 100% orgánico.

En México existen diversos institutos que certifican el origen orgánico de los alimentos y su trazabilidad, a fin de asegurar que se trata de un producto orgánico. Sin embargo, en algunos casos se suelen dar excepciones como aquella que acepta la siembra con semilla tratada.

De ahí que, actualmente, la más confiable sea la agencia Oregon Tilth, organismo que tuvo su origen en la red de granjeros y jardineros orgánicos del Valle de Willamette, y una de las agencias más reconocidas en América Latina, gracias a sus altos estándares de control.

Entre la metodología de producción que exigen para mantener la certificación se encuentran “no fumigar, combatir la maleza manualmente, con personal que se dedica a eso, el chapulín y los caracoles son los animales que pueden afectar el producto, pero de igual manera personas las recolectan manualmente, no hay pesticidas, el riego es por aspersión de agua de pozo, que también se certifica para asegurar que esté dentro de los estándares de calidad para poder producir vegetales”, aseguró Salud Ramírez, administradora de La Trinidad, en San Miguel de Allende, el cual cuenta con esta certificación.

A continuación, algunas de las practicas que deben realizarse para que un huerto obtenga ese distintivo:

  • Garantizar que las semilla no es tratada. Inspectores revisan físicamente las semillas, durante inspecciones sin previo aviso. “Una semilla tratada es de color, una no tratada tiene su color natural y se puede comer”, explica Soledad Ramírez.
  • Garantizar análisis de suelo.
  • Rotación de cultivos para prevenir la contaminación de la tierra. “Si se cosecha, por ejemplo, brócoli no se puede volver a sembrar en el mismo lugar, ahí se debe ubicar lechuga o coliflor, ya que el brócoli produce ciertos nutrientes a la tierra que afectan el rendimiento si existe saturación. La rotación más prolongada se da con el ajo, el poro y la cebolla, que se pueden cultivar en la misma tierra hasta 5 años después de la última cosecha, ya que crean nemátodos”.
  • Asegurar las buenas prácticas evitando el ingreso de productos contaminados de convencionalmente al campo. “No se puede llevar el arado en otras tierras, las canastillas donde se cosecha, herramientas”.
  • Los productos no deben lavarse ni desinfectar, sólo se baja el calor de campo.

Comenta