fbpx

Preparan relanzamiento de Código Violeta

Repartirán dispositivos con geolocalización

Ante el incremento de delitos cometidos contra la mujer, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México relanzará el Código Violeta, que consiste en entregar de botones de pánico con tecnología de geolocalización a mujeres que se encuentren en riesgo de sufrir alguna agresión física.

La Procuraduría local,  la Secretaría de las Mujeres y la Secretaría de Desarrollo Social cuentan con una lista de 120 mujeres a las que se les entregará uno de estos aparatos. Las mujeres fueron seleccionadas tras presentar sus denuncias en diversas áreas  de atención a víctimas y en los centros de justicia para la mujeres.

“Hay todo un sistema de acompañamiento de psicólogos, trabajadoras sociales y antropólogos que van en acompañamiento a las mujeres y se va detectando quiénes están en riesgo. Ellas son las mujeres que estarían recibiendo estos botones, el cual tiene un número de identificación”, comentó la Procuradora Ernestina Godoy en días pasados, al hablar de este Código Violeta.

La Procuradora señaló que se trabaja en las pruebas técnicas de los dispositivos, que permitirán a las mujeres en situación de riesgo enviar una alerta al Centro de Comando C5, cuyo contrato fue firmado por la Secretaría de Gobierno.

El sistema denominado Código Violeta “no se entregará hasta que no responda a todas las pruebas”; es decir, se garantice su correcto funcionamiento;  lo cual todavía llevará un tiempo.

También se diseñará una plataforma para mejorar la atención en los ministerios públicos, pues actualmente, un ciudadano para iniciar una averiguación tarda un promedio de 6 horas, y la meta es reducirlo a 20 minutos; y mejorar la política criminal, porque no se cuentan con los suficientes policías de investigación para tenerlos en las calles.

Las mujeres, dijo Ernestina Godoy, “no queremos que maten a otras mujeres y a nuestras hijas”.

EL DATO:

El “Código Violeta” fue anunciado con «bombo y platillo» en la pasada administración y hasta se compraron mil aparatos para echarlo a andar con un costo de 10 mil pesos cada uno; sin embargo, estos botones fueron abandonados en una bodega por lo que ahora sí se utilizarán.

Comenta