#Imperdible: La posición de la mujer en la serie de Luis Miguel en #Opinión de Yazmin Jalil

Lo primero que hago al despertar es apagar la alarma en mi teléfono y checar las noticias en Internet. Normalmente veo los “trending topics” para elegir con qué abriremos el noticiario, y últimamente me ha sorprendido que todo, absolutamente todo, tiene que ver con Luis Miguel.

No me quejo de amanecer con “El Sol”, y es muy estimulante que por fin he dejado de escuchar que la gente lo odia, lo compara o lo critica; de pronto Luismi se convirtió en el Pedro Infante de las películas, en la víctima de la historia y el más querido de todos.

Tengo muchas cosas que decir al respecto, en primer lugar, yo siempre, desde que me acuerdo, he sido su fan. Y nunca me ha dado pena decirlo. De hecho hay una foto en el libro de mi querida Martha Figueroa en donde salgo literalmente trepada sobre el escenario abrazada del Sol. Si no me creen, échenle un ojo.

Durante mi niñez y adolescencia tuve un trato con mi papá que consistía en que si me portaba bien durante todo el año, en septiembre me llevaba a Las Vegas a verlo cantar en el Ceasars Palace, y después de las burlas interminables de mi mamá porque me vaciaba el perfume encima como si Luis Miguel me fuera a oler, llegaba a cantar todas sus canciones con total admiración.

En fin, creo que he dejado claro que siempre me ha gustado, sin embargo, no entiendo algunos puntos de su serie, que aunque ha sido muy bien aceptada y casi pareciera ser una ventana de humo para dejar de hablar de las elecciones que están a unos días y que ni figuran en las tendencias de Internet; tiene puntos que no logro aceptar.

Nadie deja de hablar del odio a Luisito Rey, de si el Negro González Iñárritu le bajó a Mariana Yazbek, o el papel en el que deja a Stephanie Salas.

Y es justo ahí a donde quería llegar. ¡Cómo demonios se atreven a criticar así a una chava que no ha hecho otra cosa que trabajar y sacar adelante a una hija súper exitosa, a la cual, por cierto, Luis Miguel ¡NUNCA peló!

Es indignante que vivamos en una sociedad en la que aun se juzgue tan severamente e injustamente a la mujeres.

Este tema no se gasta porque parece que no logramos entender que hombres y mujeres somos diferentes pero también somos iguales.

¿Por qué a los hombres se les celebra que salgan, que beban, que liguen, que anden con muchas y hasta que tengan hijos sin mantenerlos; mientras que a las mujeres se les tacha de golfas si hacen eso mismo?

Hoy en día, las “niñas bien” deben esperar a que el novio les de el anillo, casarse, tener hijos y dedicarse a verse impresionantemente guapas, flacas, a educar a los chamacos, tener la casa impecable y callarse si es que el marido llega tarde o les pinta el cuerno. Cualquier camino distinto que decidan tomar es motivo para ser anarquicamente juzgadas, incluso por otras mujeres.

¿Cuántas veces no escuchamos sobre putas, zorras, golfas, fáciles, rogonas, y demás adjetivos, cuando alguien se refiere a una mujer que decidió no seguir las reglas de esta sociedad machista y doblemoralista?

No me malinterpreten, esta perfecto que haya quienes decidan dedicarse al hogar y a atender al esposo. Pero también esta perfecto si deciden hacer lo opuesto.

Me parece maravilloso que un personaje como Luis Miguel esté abriendo su gran tesoro de la intimidad de su vida para que la gente no lo juzgue tan severamente y, sobre todo, para que no se permita que los padres utilicen a sus hijos y los exploten como le ocurrió a él. Pero de ahí a que se atrevan a someter a la mamá de su hija al escarnio publico por ser una mujer abierta, autentica y valiente, me parece indignante para el resto de nosotras.

¿En qué papel dejan a Marcela Basteri al aparecer permitiendo innumerables maltratos del papá? ¿En qué papel dejan a Stephanie Salas, la mamá de su hija, al presentarla así? ¿En qué papel dejan a Michelle al exponer así a su mamá? ¡Es terrible la forma en la que aparecen las mujeres de Luis Miguel en la serie!

Debemos de comenzar a educar a nuestros hijos para respetar a las mujeres, y a nuestras hijas, para no ser prejuiciosas y para que puedan vivir plenamente y en libertad, buscando su felicidad y no intentando fallidamente complacer a la sociedad.

El mundo está ávido de mujeres inteligentes, abiertas, decididas, con personalidad, atrevidas, seguras de sí mismas. Mujeres que si son maltratadas, tengan el valor de denunciar, de irse, que se atrevan a quedarse solas y no que permanezcan en un sitio infeliz con tal de que las mantengan o a evitar criticas.

Yo no quiero vivir en un lugar en donde las niñas sientan empatía por mujeres como la mamá de Luis Miguel que permiten que las maltraten o que abandonen a sus hijos por no tener el carácter de luchar por lo correcto; por no tener la valentía de ser felices, de defender a su familia o a su persona. Mientras que juzguen a una chava que sacó adelante a su hija sin el apoyo del papá, porque era libre, abierta y… ¡Se embarazó sin estar casada!

La vida es corta, comencemos a vivirla sin prejuicios, con valentía. Comiendo rico, viajando, escuchando buena música, intentando entender las razones que han llevado a cada quien a seguir su camino, sin criticas destructivas que lastiman y dejan huellas para siempre. Vale la pena arriesgarnos y ser valientes al construir nuestra historia, sin miedos a lo que la gente diga. Y como medios de comunicación, autores, productores, o contadores de historias, asumir la responsabilidad de dejar un legado, un mundo más abierto y justo, sin estereotipos ni etiquetas absurdas.

¡Bravo Luis Miguel por su talento y porque cualquier proyecto en el que interviene, acaba siendo un éxito!

¡Bravo Mariana Yazbek por haber andado con dos de los hombres más talentosos que ha dado México!

Y… ¡Bravo Stepanie Salas por la hija tan exitosa que ha formado completamente sola, por su valentía, por su independencia, por vivir sin importar lo que los prejuiciosos, doblemoralistas opinen!

Comenta