Las porristas del Super Bowl, guapas y con gran corazón

 

Las cheerleaders no sólo deben tener cuerpazo, caraza y pelazo… necesitan conocer sobre futbol y su equipo, así como participar en actividades de caridad.

 

Erin

 

Aprenderse las coreografías, sonreír y saltar sin control no son las únicas responsabilidades de las porristas que roban la atención en los partidos de futbol americano.

Para ser parte de este mundo, el primer paso es realizar una audición –que en el caso del equipo de Carolina implica un costo de 185 dólares, no reembolsables-, tener mayoría de edad, demostrar que sí poseen el sex appeal necesario, aptitud física, talento para el baile y, aunque no especifican requisitos de altura o peso, sí deben estar en “buena forma física”, según la página Panthers.com.

Conocer sobre las reglas de la disciplina, la historia del equipo y sus jugadores es otro punto que deben cubrir.

Si tienen palomita en lo anterior y son aceptadas como una cheerleader, sus responsabilidades incluyen acudir a los ensayos, así como a los partidos. Además de ser embajadoras de las organizaciones altruistas de cada equipo.

 

Denver Broncos Cheerleaders2

En el caso de los Broncos de Denver, sus “niñas” invierten cerca de 1,500 horas de labor altruista entre 100 organizaciones de Colorado como la Fundación Mundial del Síndrome de Down; acuden a eventos de recaudación de fondos, así como visitas a hospitales y centros juveniles.

Casi, casi, son una mezcla de wonder woman, 10 la mujer perfecta y una hermana de la caridad. ¡Qué monada!

 

Comenta