La fiesta de la F1

La emoción más allá del autódromo

Por Elena Blanco

La fiesta de la Fórmula 1 se vivió  más allá de la pista, pues sólo es necesario que los corazones que vibran al escuchar los motores de la máxima categoría se reúnan en un mismo lugar. Así lo demostró por quinto año consecutivo la F1 Fan Zone, un programa que arrancó un año antes de que llegara el Gran Circo a nuestro país y que el fin de semana pasado recibió a más de 45 mil personas.

Los aficionados de hueso colorado arribaron desde el viernes al Campo Marte para seguir de cerca las actividades de las primeras prácticas, y fue hasta el sábado y domingo cuando la mayoría de los asistentes se dieron cita para disfrutar una de las atracciones que emocionan a todos los amantes de la velocidad: los simuladores de manejo parecidos a los que los pilotos utilizan en sus entrenamientos, que emula los movimientos del monoplaza en la pista… para sentirse como todo un profesional.

Foto: Gobierno CDMX.
Simuladores: el videojuego de Playstation con la pista del Autódromo Hermanos Rodríguez, con asiento y volante.

Pero fueron más los que buscaron retar la física, y a otros competidores, en la pista itinerante de gokarts, donde la habilidad y el manejo salían a flote para ser el más rápido en un trazado más técnico que rápido.

Sábado y domingo, desde temprano, cientos de fanáticos tomaron sus lugares en el pasto del Campo Marte para observar las actividades del Gran Premio sin nada que los molestara, pues este año se prefirió poner el escenario de espectáculos separado de las pantallas de transmisión para que nada distrajera a los espectadores.

Fotos: Gobierno CDMX Los espectáculos musicales se ofrecieron en el escenario principal

No podía faltar una de las actividades más divertidas pero exigentes en la Fórmula 1, el cambio de llanta. Varios valientes tomaron la pistola y aprendieron la técnica para reemplazar un neumático, aunque no lo lograron en 2.5 segundos (tiempo promedio de las escuderías profesionales), pero llevándose una gran lección y mucha diversión.

El día de la presentación, Paris Rodrigo, CEO de F1 Fan Zone México alabó el éxito que ha tenido este evento que, en esta ocasión utilizó a 700 personas para montar todo el espectáculo y 400 operándolo.

“Hemos logrado producir el Fanzone de la Fórmula 1 más grande del mundo, en comparación con las Fanzone de otros países. En cinco años hemos recibido a 135 mil personas; estamos seguros de que los visitantes han quedado más que satisfechos en las ediciones anteriores”, señaló.

Además, la F1 Fan Zone ha sido una excelente oportunidad para que quienes aún no son aficionados puedan convivir con quienes son fanáticos de hueso colorado y conozcan más acerca de este deporte, y, también, es una forma asequible de acercarse a este evento, pues el boleto de entrada tuvo un costo de 100 pesos por día o un abono de 250 pesos por viernes, sábado y domingo, contrario a los seis mil pesos que cuesta un boleto en el autódromo.

Aquí la gente aprendió cómo se cambiaban los neumáticos de un Fórmula 1, con una simulación del auto de Sergio Pérez

Después de muchas emociones, risas, actividades y un fin de semana en familia, la F1 Fan Zone (junto con el Gran Premio de México) demostró nuevamente por qué en nuestro país se organiza la fiesta más atractiva de toda la temporada.

 

Comenta