#Imperdible: La faceta sofisticada de Saúl “Canelo” Álvarez

Conversamos con el rostro actual del boxeo mexicano. Nos habló de sus pasiones y sus principales motores en la vida, durante una cena que Hennessy realizó en su honor.

La dinastía Álvarez Barragán nació con el aplomo para dejar una huella en el mundo boxístico, y con ello marcar la vida de uno de los deportistas mexicanos más reconocidos a escala internacional. “En algún momento todos llegaron a pelear, yo empecé por mi hermano más grande, y creo que hay sangre boxeadora”, asegura Saúl, el menor de siete hermanos, nacido el 18 de julio de 1990 en San Agustín, Jalisco.

El pequeño de cabello rojizo –característica que le brindó su famoso sobrenombre: Canelo- tenía tan sólo 10 años cuando sintió por vez primera la fuerza de unos guantes de box, regalo de su hermano Rigoberto, quien lo adentró al deporte como al resto de su familia. “El más grande fue quien empezó con esto, recuerdo que una vez me puso los guantes y me sacó sangre, a mí me dio mucha impotencia porque obviamente estaba más grande y no podía hacer nada en ese momento, pero ya pasando los años ya fue diferente”.

 

El triunfo es su constante, los cinturones y knockouts están de su lado, sin embargo, la mayor victoria en su vida se llama Emily Cinnamon, y nació cuando Saúl Canelo Álvarez tenía 17 años. “Mi hija es lo más importante y la motivación más grande que tengo. Con ella disfruto todo, el tenerla a mi lado es lo mejor, hacemos lo que ella quiera porque, además, tiene mis mismos gustos como el de los caballos”.

También el mismo carácter según su orgulloso padre, quien sólo espera que la pequeña no despierte esa pasión por el boxeo que une a la familia Álvarez, pues “nos encantan las mismas cosas, pero no me gustaría como padre verla pelear ni que le gustara el boxeo, porque es muy difícil. Hasta ahora no veo que le llame la atención”.

El “Canelo” con su hija

 

MISIÓN DE VIDA

México es un país en ha aportado grandes nombres para la historia del boxeo internacional: Raúl El Ratón Macías, Vicente Saldívar, Miguel Canto y Rubén El Púas Olivares son sólo algunos de los pugilistas considerados una institución en este deporte. Sin embargo, la cara del nuevo boxeo mexicano tiene un nombre: Saúl Canelo Álvarez, quien no repara en asegurar que “otra de las motivaciones más grandes que tengo es dejar historia en lo que hago, si voy a hacer algo, lo realizo al 100, porque mi motor más fuerte es dejar huella en este deporte, que cuando se hable del boxeo siempre mencionen al Canelo y eso es una de las cosas que más me motivan”.

Justo ese ímpetu victorioso es el que llamó la atención de la marca Hennessy USA para convertirlo en embajador de la campaña “Never stop. Never settle” (Nunca pares. Nunca te conformes), “Me buscaron para hacer una campaña, para mí fue un honor y es un orgullo porque soy uno de los pocos peleadores que hace esto”, gracias a que la comunicación destinada para el mercado norteamericano tiene como premisa la importancia de la familia para construir una historia de éxito, como la que cuenta Saúl con su trayectoria, en la que conformarse no es una opción.

Trajes hechos a la medida y las piezas de alta relojería son otras de las cosas que disfruta.

“Siempre empecé con una ilusión y nada, por ningún motivo me hizo cambiar de opinión, ni siquiera tuve el pensamiento de hacerlo porque amo esto, amo el deporte desde que inicié, cuando empecé con la ilusión por ser el mejor”.

A sus 27 años ya es uno de los seis mexicanos en ostentar títulos mundiales e internacionales, su vida dentro y fuera del ring es seguida por miles de fans (2.7 millones de seguidores en Instagram y 1.19 en Twitter), quienes lo mismo atienden sus cotizadas y mediáticas peleas que buscan saber más sobre sus días debajo de la lona, las famosas rivalidades deportivas y sus sonados romances, así como aquello que desea en un futuro.

“Ahora estoy enfocado en mí carrera, me dedico a mí, a mi hija y a mi profesión, ya después Dios dirá, obviamente sí quiero formar y tener una familia, pero creo que son etapas y hay tiempo para todo”, concluye una de las figuras deportivas más importantes de México.

 

Comenta