La diadema de la Guadalupana, regalo del Papa

Su devoción por la Virgen María creció a raíz de una crisis que Jorge Mario Bergoglio tuvo en 1980.

El Sumo Pontífice dio la bendición a la diadema que obsequió a la Virgen de Guadalupe durante la ceremonia oficiada en la Basílica este sábado, en el marco de su visita pastoral a México.

Es conocida la devoción de Jorge Mario Bergoglio por la Morena del Tepeyac, por lo que decidió ofrecerle una diadema de oro y plata, hecha a su medida y que muestra la frase “Madre Mía, Esperanza Mía”. La pieza se realizó en Roma

Este presente se suma a la rosa de oro que le envío en 2013 como símbolo de su veneración, que inició, de acuerdo con el libro “La vida oculta de Bergoglio”, de Armando Puente, a raíz de una crisis que sufrió cuando fue separado de la directiva de los jesuitas en Argentina. Su amiga Selva Tissera le obsequió una medalla de la Virgen de Guadalupe, un hecho que tuvo tal importancia para el Papa Francisco que hasta hoy la lleva consigo todo el tiempo.

Existen otros datos que lo unen. Como la fecha en que se casaron sus padres, 12 de diciembre, día en que se festeja a la Virgen de Guadalupe en México. Una figura tan importante que el símbolo oficial de esta visita papal incluye las siluetas del Santo Padre Francisco y la Morenita.

 

Comenta