fbpx

Escápate a Valle para renacer espiritualmente

Michel Domit encabeza el seminario Renacer, a realizarse en Valle de Bravo, donde enseñará técnicas para encontrar la misión de vida, convertir los problemas en proyectos positivos y lograr la plenitud espiritual

“Estaba de viaje cuando escribía el primer capítulo de mi libro Ser, Hacer y Tener, justamente enfocado en la muerte, de pronto me levanté y escuché en la televisión que acababa de temblar en México, que se había derrumbado la ciudad entera y que mucha gente había muerto. Era septiembre de 1985, y yo no sabía si mi familia estaba viva o no”.  Ese episodio fue el parteaguas que impulsó a Michel Domit a iniciar una misión, resumida en mostrarle a los más posibles que “vivimos en un paradigma falso en el que nos han enseñado que la única realidad es lo que puedes ver, oír, tocar o percibir con uno de tus cinco sentidos físicos, cuando la realidad es que nosotros somos seres espirituales”.

Esa meta la ha conseguido a través de su libro y de una serie de seminarios que imparte en El Santuario, ubicado en Valle de Bravo, donde la meditación, ejercicios de introspección y el contacto con la naturaleza son la constante de cuatro días que asegura “será el inicio de tu nueva vida”.

¿Por qué decides compartir el aprendizaje que adquiriste sobre la espiritualidad?

Desgraciadamente estudiamos cerca de 20 años de nuestra vida y sólo nos enseñan a tener éxito en el mundo material. No nos preparan para manejar la energía, ni el mundo espiritual, y así ¿cómo podemos pedirle a la gente que tenga conciencia de su entorno, de quién es, cuando se nos ha enseñado a estar fuera de nosotros? Entonces es muy importante hacer una pausa, un alto en el camino y aprender a meditar, a realmente a entender que nuestra mente está al servicio de nosotros y que para eso suceda, hay que aprender a guiarla adecuadamente.

¿Cualquier persona puede meditar?

A cualquier edad, cualquier persona. Lo importante es entender que la meditación es poner tu espalda lo más recto posible y concentrarte en una parte o proceso de tu cuerpo como es la respiración, en ese momento, automáticamente vuelves a tiempo presente, ya no estás preocupado por el pasado ni por el futuro. Una técnica maravillosa es inhalar la luz de Dios por tu coronilla, la llevas a tu pecho y ahí si tienes una emoción negativa como enojo, celos, angustia, la tomas imaginariamente y la exhalas. Es una técnica maravillosa, por eso las personas que fuman se sienten relajadas y tranquilas, es la mera acción de inhalar y exhalar.

¿Cuáles son los obstáculos principales a los que nos enfrentamos? Parece sencillo, pero no es fácil tener la mente a nuestro servicio.

Porque existe la “voz chinga quedito”, esa que es como un autosabotaje que nos está diciendo que no podemos o recordándonos aquello que queremos olvidar o superar; también, la “voz chinga quedito” de los que nos rodean. Todos la tenemos y se trata de que nunca la dejes ganar, en esos casos que aparece comienzas con tu meditación. Ella es muy constante pero nosotros somos más, a través de los días cuando vea que no gana, te dejará de estar molestando.  

Danos una técnica para combatirla.

Anota tu problema en una libreta. Si no te cabe en cinco palabras, quiere decir que no es uno, sino varios problemas. Cuando lo escribes es más fácil de trabajar, automáticamente lo conviertes en algo objetivo. De ahí tienes que pasar a la siguiente fase: descubrir las causas y entender porqué te está sucediendo eso. Al final, escribes al menos cinco soluciones posibles, y vas a aplicar una. Si no funcionan, puedes preguntarle a alguien más, en ese momento dejó de ser en un problema para convertirse en un proyecto que de causarte angustia te da una ocupación. Lo conviertes a positivo, pasar tu vida de problemas a proyectos.

¿Eso enseñas en tu libro Ser, Hacer y Tener? Porque ha llegado a cambiar la vida de las personas.

Lo primero que te plantea es que imagines que te quedan 30 años de vida, te haces muchas preguntas. El libro es un regalo para que te enfrentes a tu muerte con salud y tengas la oportunidad de cambiar, te invita a hacer un plan de vida dependiendo quién quieres ser, qué virtudes quieres crear y qué defectos deseas quitar. Te guía por las acciones que necesitas emprender para lograrlo, finalmente qué necesitas tener materialmente, como un medio y no un fin, para lograr tus objetivos.  tu misión en la vida. También te invita a encontrar cuál es tu misión en la vida, porque todos venimos a servir.

Además del texto, tendrás una actividad especial con esta temática.

Sí, voy a impartir un seminario del 21 al 24 de febrero, se llama Renacer, porque de eso se trata, que vuelvas a nacer de manera literal. Tenemos un ejercicio bellísimo en el que recuerdas el momento en el que fuiste concebido, cuando estuviste en el vientre de tu madre y el instante el que saliste de ese Nirvana. Aprendes técnicas poderosísimas para combatir tus miedos, resolver problemas, pero de las cosas más importantes es que aprendes a conocerte a ti mismo, y que nuestro pensamiento es fundamental.

¿Tú estás en todo el seminario?

Así es, aunque yo sólo soy un vehículo, un instrumento, y les comparto lo que he aprendido en mi vida. Lo realizamos en El Santuario, hotel ubicado sobre una montaña de cristal de cuarzo, con más de un millón y medio de metros cuadrados a las áreas verdes, estás en medio de un lago rodeado de naturaleza.

Fabi Guarneros, Michel Domit, Jess Pacheco y Angélica Domit

Te compartimos el video de nuestra entrevista.

Comenta